No necesitamos nada de ocupar! Permita que los niños se sientan los NIÑOS!

Ahora tenemos en la casa de llegar nuevas reglas para dar a mis hijos la oportunidad de seguir siendo niños.

En vacaciones de navidad he hecho para sus hijos lo mejor que pudo: convino, para toda la familia, iban al teatro a través del día. Sólo en las buenas y probadas producciones. Y después de la actuación, por supuesto, de un aperitivo en la cafetería. Y en el teatro, naturalmente, alguna подарочки.La belleza! Pero antes de la quinta de nuestra salida a la luz y me dijeron casi a coro: "¡NO! Estamos en el teatro ya no vamos a ir!". Yo опешила.




— ¿Por qué? Ya que todo está bien y espectáculos, restaurantes y cafés, y regalos. Lo que no es?
— No es así, — es respondieron los niños. — No queremos más bonito, con cuidado, a buen precio y de ir a este tu teatro. ¿Cansado.
— A la cafetería? — hizo otro intento yo.
— No. El caldo de pollo con pasta y los dibujos animados. — cortar los niños.
— Y pista de patinaje sobre hielo? — no se yo, y oí otra vez "no".
— En lo absoluto-lo queremos en casa de estar.

Y mientras los niños el último par de días de vacaciones estaban en calma para ellos ничегонеделании, me di cuenta de que por alguna razón no me molesto su solicitud y los caprichos, no riñan unos con otros y aún no выклянчивали las películas de dibujos animados.

Pero comenzó la escuela, y todo ha rodado viejo: casa tenemos un bullicioso de la palabra en el bolsillo de nadie mete la mano en la ofensa no da. Vivimos en armonía y en paz, pero de vez en cuando, especialmente cuando es necesario llegar a tiempo y hacer ejercicio con música, y hacer las lecciones y caminar temprano al menos media hora, en la pared de la airport бросаемся.

— Siéntate practicar!
— ¡No!
— Vamos a hacer la tarea!
— ¡Nooo!
— Уберись en una habitación!
— НЕЕЕЕТ!!!

Y así en orden ascendente hasta el infinito. Hasta que, finalmente, no enferma — y en el tiempo que ha perdido la capacidad de ocuparse de la organización de la vida de sus propios hijos. Entonces, de repente, — los niños han cambiado completamente. Empezaron conmigo lindos y preventivas. Con entusiasmo кашеварили en la cocina y contenían su habitación que en condicional, pero todo limpio. Повизгивали de placer cuando alguno de ellos tres inventaba, que se puede ir a dar un paseo, y a los cinco minutos se reunieron en la calle mismos, nada de que si no se olvidar — ni sombreros, ni варежек, ni siquiera ayudarse unos a otros a abrochar la cremallera.
 

Mi resfriado claramente iba en beneficio de toda la casa y en nuestras relaciones con los niños especialmente.

Y mientras los niños caminaban, y me dolía, me empecé a recordar que, en principio, nada ha cambiado: es más libre y más divertido de todo, los niños siempre han sido, precisamente, cuando ellos nadie específicamente no se ocupaba. Entonces comenzaban a bailar en su habitación, o montaron el circo, билетики que tocar traían a todos en su hogar o simplemente медитативно расчесывали el pelo a sus infinito de la muñeca. Ellos eran gentiles y son armoniosos en estos momentos. Sonriendo, canta, eso sí, bajo la nariz, algo que su silencio se reían y eran similares a las de las niñas con las pinturas de los impresionistas.




Costó a mí mismo o a su marido entrar a él en la sala, no para que felizmente estar tumbado a la bartola con su libreta cerca de ellos, sino para darles una nueva tarea, se ощеривались, зажимались, levantando los hombros casi a las orejas, y comenzó a hablar a los malos y противными votos. Todos a la vez hacía que no, todos provocaba rechazo, comenzaban a molestar a otro, y, inevitablemente, brilló la riña.

Así ha sido siempre. En todo caso, el de mis hijos. Simplemente me olvidé de esto, a partir de septiembre se derrumbó en el escolar el ritmo de la vida — no conseguimos, no nos resulta, todavía no tales, y hacer todas las tareas escolares bien no podemos, como quiera que se pinta encima de las lecciones.

Leí un millón de artículos sobre el hecho de que sentarse con los niños sobre sus tareas es necesario, y sobre lo que es extremadamente perjudicial, sobre cómo ser felices de nuestra generación, crecieron en los patios, y como es infeliz actual. He leído tantas cosas que ha olvidado lo más importante: ver a sus hijos, a escuchar sus tenerlos en cuenta y sólo de ellos. Bueno, sí, por supuesto.

Y cuando vi a sus hijos de nuevo seis meses después del comienzo del año escolar, me di cuenta.
Lo que los niños quieren jugar con muñecas.

Así que y juega. Y de la troika y el cuarteto de la lengua rusa — bueno. Es mucho mejor de lo que finalmente va a creer que en la vida hay sólo la palabra "debería" y nada más.

Por lo tanto, ahora tenemos nuevas reglas destinadas a dar a mis hijos la oportunidad de seguir siendo niños:

1. Hora de tiempo libre

Siempre, incluso en el más descargado en clases de día, deberá permanecer al menos una hora de tiempo libre en casa, cuando están en su habitación, hacen lo que quieren, mientras que los adultos entran a ellos sólo con el golpe.Esta hora no гуляние, no los dibujos animados, y no el juego en su teléfono. Esto es exactamente ничегонеделание, дуракаваляние.

2. Descansos

Si no puedo hacer que entre la escuela regular y la música de la era, al menos, dos, o mejor tres horas de tiempo, me quito sus últimas lecciones en una escuela normal, si no no se quede allí. Puede ser, que uno de los niños y puede, sin perder ni la voluntad ni la capacidad de aprendizaje, pero a mi no.Y practicar con ellos la Imagen de la Actividad Rpida — no quiero principio.

3. No "hay" y "quiero".

Todo el entretenimiento, que es necesario organizar y a donde hay que llegar — teatro, conferencias, museos, el cine es también para los niños una gran capacidad de carga. Además, esto es, en principio, debería ser muy deseable en un evento, de lo contrario, en él, lo que no tiene sentido. Ya que todo lo anterior — en su esencia — pro "quiero", y no sobre la "necesidad". Y, entonces, no vale la pena ir allí con demasiada frecuencia, es decir que "quiero" ha de nacer en el alma de un niño, formarse y fortalecerse a clara, preferiblemente en voz alta que se expresaba el deseo. Así que dos veces al mes, en realidad, es más que suficiente. Y, en general, hay más de cien veces pensar ocupar si la salida de la salida a la luz, o vale la pena quedarse en casa y, puede ser, si el estado de ánimo y adecuada en el tiempo, salir a la cercana pista de patinaje sobre hielo. O no vale la pena.

4. Un día, una cosa es

Bueno y lo más importante, la regla de salida, que soy: un día es una cosa. Hay un montón de eventos de tipo — en la mañana del cine, el día de la pista de hielo, por la noche los huéspedes. Una cosa. O el cine, o la pista de patinaje sobre hielo, o los huéspedes. Y un montón de tiempo libre a su alrededor. Entonces es el fin de semana, y no se ha descargado hasta el límite изматывающий día.

Si sigue estas reglas, los niños (en todo caso, el mis) queda algo de tiempo, que por algo se llama ничегонеделанием, y en realidad es el más adecuado para personas de cualquier edad, de la acción — estancia con nosotros mismos a solas. En pocas palabras, tienen tiempo de estar los niños. Y esto vale la pena de todas las líneas y actuaciones de la paz. publicado

 

Autor: Katherine Antonov

P. S. Y recuerde, sólo cambiando su conciencia — estamos juntos cambiando el mundo! © econet

Fuente: ponaroshku.ru/blog/ne-nado-ikh-nichem-zanimat/

Tags

Vea también

Nueva y Notable