Como he aprendido a confiar en sus hijos

... y ¿por qué es necesario esto.

Empecé a aprender a confiar más en sus hijos, cuando nació mi tercer hijo. Me llena entre los recién nacidos, трехлетними hijas gemelas, el deseo de, en principio, ser el ideal de madre (para el orden en la casa, добеременный peso, una relación de confianza con el marido y eternamente alegre expresión de la cara) — y el deseo de dormir.

Todo esto es poco no terminó en un desastre, gracias a la cual, sin embargo, he aquí que me di cuenta.

Para no sólo sobrevivir, sino vivir con el placer, tengo que aprender a confiar en el. Sí. Los niños. A la gente. De la vida.






Sin la confianza de sus hijos, sin la certeza de que ellos mismos todos harán bien (sin extremidades, e incluso a veces sin permiso), la vida con ellos puede ser cualquiera ideal — de la jornada, la disciplina, el orden, el progreso, eso es todo — pero ella no será feliz. En ella no será la felicidad de la apertura y reconocimiento de los demás. En ella no se el lujo de comunicarse con las personas que nacieron mis hijos. Drogarte, no se. Y ya que apetece.

Y la credibilidad de los niños — ¿qué es eso? Es un estilo de vida. Un hábito que se puede desarrollar.
 

Por lo tanto, cuando a mis hijos huéspedes vienen, yo me voy a mi cuarto, cierro la puerta y me siento a trabajar (leer un libro, pintar, escupir en el techo), tomando como norma de gritos, pisadas y el estrépito de la puerta.

Ellos mismos niños. Ellos corren y gritan. Es aceptar Pero sé que el gabinete toman el físico no pueden dejar caer, y estoy segura de que en la habitación no es nada peligroso, como vidrios rotos, se extendieron a las agujas, el abandono de las cuchillas. Todo lo demás — несмертельно. Además, los niños saben que cualquier desbarajuste iban a limpiar ellos mismos, por lo que especialmente receta médica no caminan.

Por supuesto, yo un par de veces salgo de su habitación: sugerir poner sobre la mesa de galletas y recordar que es muy fuerte gritar embargo, no es necesario, yo en realidad estoy en la habitación de al lado y me tenéis que tener en cuenta. Pero acceder a él cada cinco minutos y "ocupar", esto es demasiado. Es el mismo de sus huéspedes, y son los que mejor saben que preferían unos con otros para jugar.

Y esto no пофигизм, como algunos creen de la abuela. Esto es la confianza. Ellos son los hijos. No es necesario que esperar de ellos tonterías y la maldad. Ellos no quieren hacer. ¿Que es realmente la casualidad. Y serán muy sobrevivir después.

Lo que a mí toda esta filosofía de la confianza que vale la pena? Me перфекционистке con el complejo de отличницы y siempre habilitado la función de гиперконтроля? Acerca! De lo mucho que puedo decir, ya que el camino para empezar a confiar en los niños, tomó tengo más de un año.

Primero, mientras eran pequeños, yo era el dictador. Digo de manera clara y brevemente diciendo que hacer. Pero muy rápidamente me esta función se aburrió.

Acaso soy el general, son mis soldados, alrededor de nosotros la guerra, y estamos aquí todos juntos salvamos de sí mismo y de su patria, en realidad? No, en absoluto. Entonces, ¿para qué pedir?

Absolutamente no. Y empecé con los niños ponerse de acuerdo. Esto resultó ser una tarea difícil. Se ha aclarado que por cualquier motivo tienen su propia opinión, que, al sentir el viento de cambio, de inmediato comenzaron a expresar. Y entonces en la casa, comenzó la interminable ni un segundo debate. En pocas palabras, un bazar. Así que esto no fue apto para la vida de una familia numerosa opción. De todos modos la opinión de opiniones, pero en el invierno de ponerse el gorro es necesario que tú en este tema no lo había pensado. Por lo tanto, elige una de las cinco propuestas, qué tipo de sombrero que te gusta, y ya se fueron de paseo, de lo contrario, todo el día y проспорим en el pasillo, al hablar de la tapa en menos veinte. A lo tonto. Y el tiempo de la pena.
 

Así, poco a poco en la vida de nuestra familia aparecieron las reglas que el equilibrio entre la confianza y la seguridad:

- hay cosas que no debemos hacer nunca: pelearse en la escalera, a burlarse de uno a otro, traviesos de la comida, hamit mayores, etc.

- nosotros siempre nos vestimos por el tiempo, y lo más importante (chaqueta o cazadora, botas o zapatillas de deporte) decido yo, mamá, los niños pueden elegir el color de la zapatilla de deporte, etc.

- siete (es decir, en nuestro caso, cuatro) uno no espera: no puedes tomar rápidamente una decisión, significa, por ti deciden otros, pero nadie va a estar de pie y mas que decir en el pasillo, esperando hasta que tú comprenderás, rojo o verde помпон más adecuado a tu actual estado de ánimo.




Para sí misma me ha propuesto las siguientes reglas, observando que me resulta más fácil confiar en sus hijos, es decir, ser mamá tranquila y segura de ti misma, y no en el sistema nervioso y задерганной "en-cada-barril-затычкой":

- yo no reviso la tarea y mochilas en la mañana en la escuela es la zona de responsabilidad de los niños, y soy consciente приучаю preparados, para que sus obras respondían a sí mismos. Si se olvidan de poner la pintura, recibirán un f de CADA, y la próxima vez que se garantiza перепроверят por sí mismo varias veces;

- yo no sigo mucho el orden en el vivero. Ellos saben que si соврут, diciendo que marchaban, serán castigados, y de todos modos tendrán que arreglar todo, pero ya no es por la buena voluntad, y de debajo de los palos. Y ellos, los niños inteligentes, y eligen el menor de los males;

- yo hablo honestamente a los niños, que estaba cansado, y les pido — внятными y claro les palabras me dejan en paz o que me ayude;

- me refiero a los niños "gracias", cuando ellos me ayudan;

- pido a los niños perdón si me equivoco, el grito, el tomo la decisión equivocada;

- dejé que él no hacer nada / revolcarse con un libro en el sofá de / suavizar el teléfono y tomar una copa de vino en el caso de la fatiga extrema, para no caer en los niños por una pequeñez. Es mejor dejar los juguetes de la capa igual cubren todo el suelo y en la cena se las galletas con leche, y no de vapor котлетки que yo накричу en los niños, убиваясь encima de la placa;

- me ha prohibido el sentimiento de culpa y el remordimiento, y el tiempo que dedico al dibujo y la bicicleta. He estado en велике y veo a menudo y durante un largo tiempo, porque luego me iré volando por la vida, y no encontrado nada de ella, tristemente погибая de diario de una carga y de la propia imperfección.

Pero lo más importante es que estoy muy preocupada de que ser con el mundo más de una, es decir, confiar en ti mismo, sus deseos, sus intenciones, sus aficiones e incluso miedos. Porque sé exactamente — sólo por estar en paz consigo puede ser feliz. La mujer feliz la felicidad de los niños, y yo sinceramente quiero para mis hijos fue una infancia feliz.publicado

 

Autor: Katherine Antonov

 

También es interesante: 10 cosas de mi madre, que hay que hablar a un niño

Como he dejado de enojar a sus hijos

 



Fuente: ponaroshku.ru/blog/kak-ya-nauchilas-doveryat-svoim-detyam/

Tags

Vea también

Nueva y Notable