Vladimir Ланцберг: Nos mentimos a sí mismo que encanta a los niños

Y yo los odio. Toda su pseudo-, cuasi - y simplemente pedagógica de las actividades dedicó a la destrucción como especie.

Me hayan "sacado" — sus gritos, los caprichos, de su marco conceptual истеричностью...

Yo por ellos mal habito. No saben nada, no saben, no pueden, ni por que no responden, pero bien se reproducen y crecen rápidamente. Lo peor es que están en todos lados. Yo todo el tiempo утыкаюсь en ellos y de ellos завишу. Uno (en el uniforme крысиного de color) me шмонает como persona зулусской la nacionalidad y el saber no quiere, que no puede hacer eso. El otro (en el gabinete крысиного de color) no quiere a mí algo que permitir, porque algún papá no le dijo es que se puede. El tercer повырубал toda la protección y consiguió atravesar el reactor hasta el punto de ebullición, montar quería, que no? ¿ Ahora todos nuestros pollos de dos cabezas y magro, como águilas heráldicas.






Por lo tanto, mientras los niños son pequeños, es necesario realizar. Luego será tarde: les gusta ser niños.

Mientras que la mayoría de ellos sueña con convertirse en adultos.

Porque el adulto, en su entendimiento, puede todo. Él es fuerte. Se formó. Tiene derechos. De la toma de decisiones. Tiene dinero. No se debe ni a quien pedir permiso; quiere — y lo hará. Lo respetan. Por lo menos, con él se considera. No помыкают. No pegan. Él tiene la oportunidad de ser glorificado. Y muchas cosas más.

Todo es ingenuo, por supuesto, pero, de acuerdo, es parte de esto.

Y el niño claramente débil, неумел, impotente y бесправен. Y las probabilidades de ninguna.

Entonces él comienza a enfurecerse — курочит escolares, pupitres y los trenes de cercanías, se funde el encendedor botones de mi ascensor y замазывает жвачкой todas las grietas, a través de la que respiro. Venga a mí por lo que yo, salir de la infancia, con él no tomó. Sabe que se convertirá en un adulto de una manera, y a esperar insoportable.

Y aquí aparezca yo. Me gritó, digamos, un asesino a sueldo. Ahora voy a empezar a matarlo. Exteriormente es el primero, no será notablemente: las manos, los pies, las orejas permanecen en el lugar. Puede, cambia un poco la mirada.

Le digo: ven conmigo, y te vuelves adulto. Primero un poco, pero de forma rápida y sencilla. Luego un poco más. Será más difícil, pero te va a encantar. Y así hasta que no llegarás a ser un adulto completamente. Mucho tiempo no tendrá que esperar.

Tendrá que pagar: por cada gramo de adulto de poder dar gramos de atributos de la infancia, hasta que no haya un mínimo de — aquellos sin los cuales incluso los adultos no puede ser considerada como un hombre. Por ejemplo, la capacidad de disfrutar y asombrarse.

Me llevo a su habitación, donde hay de todo. Bueno, no todo, pero mucho: materiales, herramientas, equipos. El dinero. Y soy yo.

Le digo: tienes deseos y problemas. Tengo la oportunidad de resolver algunos de tus problemas y ayudar a cumplir la parte de los deseos. Que algo se puede hacer fácilmente y de inmediato. Algo más difícil: un poco de dinero, no todos los materiales y equipos no toda. Pero ¿es posible fabricar más y ganar dinero. Allí, donde no tendrá poder y el conocimiento, ayudaré. No bastará tus derechos — подставлю sus. No sabes qué es lo que quieres; no sabes lo que puede desear, — pedirá.






Pero tengo varias condiciones. Una primera, el otro principal.

La primera: no hacemos nada para exposiciones, informes y simplemente así. No hacemos modelos o diseños — sólo las cosas. No jugamos con juguetes. Tenemos presentes a los clientes y la verdadera responsabilidad. La calidad también está presente. Respetamos a sí mismo, su tiempo y su reputación. Esto, por cierto, una manera de respetar a los demás.

Importante: la seguridad. La seguridad de un mundo en el que vivimos. Fauna y vegetación. De la otra persona y, en general, de la humanidad. De sí mismo.

Otra condición. No resolver sus problemas en una cuenta ajena. No engañar. No pelear, no dañar y no вредничать. No robar. Por qué — me explico y te será más fácil cumplir con todos estos "no". Pero no lo voy a hacer, y voy a tratar de tú explicó sí mismo. Sé una manera de. Se llama reflexión.

Cuando me di cuenta de que odio a los niños? En ese momento, cuando la vio, ¿cuáles son los adultos. En el tranvía de iniciado el niño y la niña. Tenía siete años, le año — en dos-tres menos. Él la ayudó a subir al coche por unas escaleras empinadas. Luego ha construido el cristal de la cabina del conductor, de forma que ella se ve todo lo que pasa por delante de un curso. Luego compró el billete. Y, por último, se puso de pie detrás de ella, para que los que entran y salen los pasajeros no se empujaban. Para ella estaba bien. En lo que fue el sentido de su vida en los media hora, hasta que viajaban en tranvía.

Entonces me encontré con un adecuado habitación, equipado y se convirtió en invitar a los niños. Y no es que los jubilados y de allí ya no quedaba de los niños. Permanecieron en fuerza de las circunstancias, помешавших les quedarse un rato más. Salían más o menos de los adultos.

Un niño cayó terco. Entonces, hace casi veinte años, no sabíamos de donde esta cogido. Ahora me doy cuenta: desde el futuro. Ahora más. Pero eso no significa nada, porque — escuche más.

Creció en la casa. A los padres-los científicos no fue hasta él: hicieron una carrera científica. Y nos trajo a su tía, también educador. El asunto iba a años en el campo laboral. Él allí no quería. Y no es que excesivo recoger las manzanas. Tenemos espacio eran diferentes, con diferentes colores del cielo. Yo le dije, — dicen que todo va a hacer y decidir por sí mismos, tú y los otros chicos. Y ganar, y perder, y tiempo libre para llevar a cabo — según su criterio. Ninguna de adultos por encima de usted no será. Y él dice, para mí cualquier несвобода, sólo café en la cama.

Sin embargo él nos ha encontrado. El cambio celebró en el modo de descanso, pero no por su propia voluntad, y que el castigo era la peor, es la privación del derecho a trabajar. Y este gosha lo сачканет, la técnica de seguridad se rompería. Aquí y relajado. Fingiendo, si así es necesario. Sólo en la última noche y no podía soportarlo. Sentados alrededor de la fogata, la última conversación llevamos las últimas canciones que canto, de repente el guardia grita: "Fuego!" En la aldea de el granero se incendió. El pueblo se ha desprendido un guiso — y Гошка allá, y espera de él:

— Descansa, tú mismo a trabajar por la mañana no salió!

Y él se puso a nadar". A la edad de trece años.

Y luego dice la tía: ha vuelto gosha en бабкину pueblo, reunió a chavales con sus calles y se empujó: usted dice, no vive como vive, como los gusanos, no sabe, ¿qué clase de vida es.

Y de hecho el cuerpo.

Резковато, por supuesto, ha actuado, pero sabía lo que decía.

Pero el verano terminó, y volvemos a la escuela.

Aquí les encantan los niños. Lógico se puede poner el acento en la palabra. Especialmente en la tercera. Aquí los niños cuidan, valora y cultiva. Formalizan: toman el vacío del niño y llenan el teorema de Виета, Достоевским, la constante de avogadro y eucariotas. Especialmente eucariotas, lleno a capacidad, para que las orejas полезло. Nuestros hijos el mejor de todos en el mundo saben la geografía, la programan, llevan indecente de la expresión a la mente, es para логарифмирования. Cuando este mal se entrenan a sí mismos, конфликтны y безруки. Reparación de tomas de corriente que se les enseña es muy diferente la gente, si tiene suerte con el conocimiento. Y ninguna de la formación y el entrenamiento de la ecología no volverá al nene de dejar en medio del césped banco de debajo de la cerveza.

Nuestra escuela ama a los niños fundamentalmente. Ella se arruga con el pensamiento de que mañana cachorro puede llegar en el cruce de frotar un par-tres de los parabrisas. Y, gracias a dios, no sabe que el dinero se pone el paquete de cigarrillos, que ilegalmente cae a plomo en el excusado escolar. Y esto que es!

Nuestra escuela ama a los niños de diez años, aunque dice que la once. Nada, que pronto será de doce: somos un país rico, la falta de clases y profesores. Somos el país de padres ricos, los que duermen y los que ven, como si el tiempo retener двухметровую un manantial en su загривке, para no вздумало hijo de sí mismo dar de comer y de forma autónoma para resolver sus problemas. No es de extrañarse, si sé, que somos el país más великовозрастных de los niños.

Pero he aquí su barrer cumplir con el deber sagrado. Él y aquí nada sabe. Todo el miedo. Su baten. Él silenciosamente звереет. El teorema de Виета ayuda a mal. Salen los instintos. Y tan pronto como se sienta o desesperación, o la confianza, comienza a tomar represalias. En todos los aspectos. Debido a la regulación de la transcripción y la traducción cae en la meiosis, de donde puede salir o дезертиром, o мародером. Y la población local deja de amarlo. También él, a nadie le gusta: esto impide el "mójate".

Y en general, el amor no es infantil el asunto.

Nos sentimos. Conscientes de que sin la misericordia (y donde le cogerse sin confianza social?) el niño — недочеловек. Que, en tal forma de producir de la escuela, es peligroso. De otro tipo, no se prevé — no con lo que. Y nos маемся. Lo más fácil mantenerlo en la cuerda un poco más. Sería bueno tener unos doce años. Quince — aún mejor, pero ¿quién va a restaurar el establecimiento de las ruinas?

Ahora mi hijo menor, десятиклассник, se ofende cuando se le llama un joven. Y recuerdo, como aquellos de mis однокашников que засиделись en los pioneros hasta el noveno grado, se enterraba en el bolsillo con las corbatas, "olvidaban" de su casa, manchen de tinta... Han crecido del estado, y es el mejor no se ha encontrado.

Por desgracia, la escuela, натужно одолевающей el analfabetismo, no quedan fuerzas para luchar contra la infancia, aunque, comenzaremos con la segunda, la primera sería por sí mismo. Y nos mentimos a sí mismo que aman a los niños, porque ama a nosotros verdaderamente nos gustaría suavemente y con cuidado de проращивали en ellos adultos.

Me gustan пушистоголовые adultos con una sonrisa en la que no falta el par de dientes de leche. publicado

 

Autor: Vladimir Ланцберг

 

También es interesante: Si tenía 22: hambre, que destruye el miedo al fracaso

El hombre, ante el cual no temes estar armado...

 

P. S. Y recuerde, sólo cambiando su conciencia — estamos juntos cambiando el mundo! ©

Fuente: www.psychologos.ru/articles/view/intervu-o-lubvi

Tags

Vea también

Nueva y Notable