La más terrible vicio de vivir su propia vida

Hace tres días me lo repetía por bulgakov: "No hay peor defecto de la cobardía". Me di cuenta, que ser cobarde no es mala, y la selección. La cobardía es siempre en relación a otros. El vicio es lo que hacemos con nosotros mismos.

No sé más defecto que el de vivir su propia vida.





Estamos tan fácil renunciar a sí mismo. Hacemos dentro de las instituciones que nos eligen a los padres. Creamos la familia, porque "es necesario". Рожаем los niños, ya que "es el momento". Hacemos una carrera profesional para el papá orgulloso y defendemos la tesis, porque a mi mamá será que presumir delante de sus amigas.

Nos olvidamos de que significa soñar. Обесцениваем sus deseos. Voluntariamente запираем sí mismo en cuatro paredes y cerramos la puerta con llave y que llamamos "sentido común".

Cambiando de aventura en la estabilidad, el amor al dinero, el hábito hace al monje.

Estamos hablando de las hijas: "No фантазируй, las niñas no pueden controlar звездолетами". Prohibimos a los hijos de llorar: "¡muchacho, tienes que ser fuerte".

Dejamos de mirar al cielo. Tratamos de correr más rápido que los demás, pero por alguna razón siempre encontramos allí donde querían.




Seleccionamos la barra de labios como el de la novia. La máquina, no es peor que el del vecino. Reservamos el hotel, como en la publicidad. Nos es muy fácil de seguir los consejos. Leemos el libro de lujo. Nos vestimos, como recomiendan los estilistas. El llanto en películas de alien amor.

Hacemos un montón de cosas diferentes con el solo objetivo de dejar de escuchar a sí mismo. Dejar de responder a la pregunta: "¿qué quiero para mí. No mamá, no papa, no el marido, no de moda crítico, que es lo que quiero?".

 

También es interesante: Como tu cuerpo te dice lo que tú realmente quieres

Lo que quiero — no lo sé. Sobre хотелки y pilas

Todo lo que aquí has leído, he escrito acerca de sí mismo. No voy a mentir que me las arreglé para escapar. Que siempre tomo la decisión, siguiendo la llamada del corazón, y no de las obligaciones.

Ahora, estoy en una encrucijada y no entiendo a dónde ir.
Pero yo sé exactamente lo que hace ya que no gire. Y ya no quiero traicionar a sí mismo.publicado

 

Autor: Elena Pasternak

 

P. S. Y recuerde, sólo cambiando su conciencia — estamos juntos cambiando el mundo! ©

Fuente: vk.com/elenapasternak?w=wall1128374_2543

Tags

Vea también

Nueva y Notable