Siempre hay dos opciones — la psicologa de selección

Conocido existencial psicólogo C. muddy observa que cada vez que nos levantamos ante la necesidad de elegir, debemos recordar que, en realidad, antes de nosotros siempre sólo dos opciones. La elección en favor de un pasado o de una elección en favor del futuro.



La elección en favor del pasado. Es una elección habitual y conocido. A favor de lo que ya es en nuestra vida. Seleccionando el pasado, elegimos la estabilidad y conocidos camino, convencidos de que el día de mañana será como hoy. No es necesario ningún cambio y sin esfuerzo. Todos los vértices que se ha logrado, se puede dormir en los laureles. O, como opción – nos mal y difícil. Aunque es conocido y común. Y quién sabe, puede que en el futuro va a ser peor... la Elección en favor del futuro. Seleccionando el futuro, elegimos la alarma. La incertidumbre y la imprevisibilidad. Porque el futuro es el presente, el futuro no se puede predecir. El futuro es imposible de prever y predecir, pero es posible planificar. Sin embargo, a menudo la planificación del futuro es la planificación de la infinita repetición de este. No, el presente, el futuro es incertidumbre. Por lo tanto, esta elección nos priva de la tranquilidad, y la preocupación se instaló en el alma... Pero el desarrollo y crecimiento se encuentran sólo en el futuro. En el pasado no existe, el pasado ya fue y sólo puede repetirse. Otros que ya no será. Así que, cada vez en una situación grave (a veces no muy) selección antes de nosotros se levantan las figuras de dos ángeles, uno de los que llaman a la Calma, y el otro la Ansiedad. La tranquilidad indica bien проторенную de usted o de otras personas en el camino. La ansiedad – en el sendero, que se apoya en el непролазный бурелом. Eso es sólo el primer camino conduce hacia atrás y otra hacia delante. El viejo judío abraham, al morir, llamó a sus hijos y les dijo:- Cuando me muera y me presentaré ante el señor, él no me preguntará: "abraham, ¿por qué no fue moisés?" Y no le pregunta: "abraham, ¿por qué no se fue de daniel?" Me pregunta: "abraham, ¿por qué no se fue abraham?!". Cómo hacer la elección correcta? Si, como ya se ha dicho, el presente, el futuro no se puede predecir, entonces ¿cómo entender, fiel a tu elección, o no? Esta es una de las pequeñas tragedias de nuestra vida. La selección se determina sólo por el resultado. Que – en el futuro. Y el futuro no existe... Conscientes de esta situación, las personas a menudo tratan de este resultado programar, jugar con seguridad. "Voy a hacer esto cuando va a ser muy claro... Cuando aparezca una clara alternativa..." — y, a menudo, la decisión se pospone para siempre. Porque nadie nunca se tomó la decisión de mañana. "Mañana", "tarde" y "algún día" no vendrán nunca. Las decisiones se toman hoy en día. El aquí y el ahora. Y comienzan a realizarse, también, en el mismo momento. No mañana. Y ahora. La gravedad de la selección también se define el precio que debemos pagar por la realización de la misma. El precio es algo de lo que estamos dispuestos a sacrificarse por lo que nuestra elección se llevó a cabo. La elección sin la voluntad de pagar el precio de la impulsividad y la voluntad de asumir el papel de víctima. La víctima de la toma de decisiones, pero, ante la necesidad de pagar las cuentas, comienza a quejarse. Y buscar a quién haber puesto la responsabilidad. "Me siento mal, es difícil para mí, me duele" — no, no es la palabra de la víctima, es simplemente la constatación de un hecho. "Si yo hubiera sabido que sería tan difícil..." — la Víctima puede comenzar con estas palabras. Cuando usted comienza a darse cuenta de que, al adoptar la decisión, no pensaba en su precio. Una de las grandes preguntas de la vida – "y ¿merece la pena". El precio del altruismo – el olvido de sí mismo. El precio del egoísmo – la soledad. El precio de el deseo de ser siempre para todos, bueno, a menudo, la enfermedad y la ira en sí mismo. Habiendo reconocido el precio de la selección, podemos cambiar. O dejar todo como está pero ya no quejandose de las consecuencias y poniendo toda la responsabilidad. La responsabilidad es la voluntad de asumir la condición de las causas de lo que ocurrió con usted o con alguien más (por la definición de la D. a. leontief). El reconocimiento de que eres la razón de los hechos. Que lo que hay ahora es el resultado de su libre elección. Una de las consecuencias graves de la selección es que en cada "sí" siempre que "no". Mediante la selección de una alternativa, cerramos antes de la una de la otra. Les presentamos algunas oportunidades en el sacrificio de otros. Y cuanto más oportunidades, más pesado se nos cae. La disponibilidad de alternativas de nosotros a veces literalmente rompe en pedazos... "es Necesario" y "quiero". "Quiero" y "quiero". "Es necesario" y "necesario". Tratando de resolver este conflicto, podemos recurrir a tres trucos. Truco de la primera: la de intentar implementar de inmediato las dos alternativas. Organizar la persecución por dos liebres. Que termina el – conocimiento de la misma los proverbios. Ni uno no encuentras. Porque, en realidad, la elección no se hace, y nos quedamos allí mismo, donde estaban antes de esa persecución. Sufriendo como resultado de ambas alternativas. Truco de la segunda: hacer una selección a la mitad. Tomar la decisión de realizar alguna acción para su realización – pero los pensamientos de volver constantemente de nuevo, en el punto de selección. "Y de repente, esa opción es la mejor?". A menudo, esto se puede observar en el de mis alumnos. Tomaron la decisión de acudir a clase (porque los hay), pero el alma no se incluyen en él, estar en algún lugar donde queremos estar. Finalmente, no hay en la clase, es decir, sólo su cuerpo. Y no se de donde quieren estar allí sólo sus pensamientos. Entonces, para este momento, en este tiempo no existe. Están muertos para la vida en el aquí y ahora... a Elegir a la mitad es para morirse de la realidad... Si no ha hecho la elección – cierres otras alternativas, y sumérgete en el asunto... Truco de la tercera: esperar a que todo por sí mismo se forma. No tomar ninguna decisión, con la esperanza de que alguna de las alternativas del mismo quebrado. O que alguien más para hacer su selección, que vamos a anunciar obvio... En este caso es reconfortante la expresión "ni Todo lo que se hace es para bien". No "a todo lo que hago", y "todo lo que se hace" — es decir, se realiza por sí mismo o por alguien, pero no de mí... una mágica mantra: "todo estará bien....". Agradable de escuchar de cerca en el momento difícil, y esto es comprensible. Pero a veces estamos tan шепчем sí mismos, al retirarse de la decisión. Porque vencen los temores y de repente sería una decisión precipitada? De repente vale la pena esperar? Al menos hasta el día de mañana (que, como se sabe, nunca llega)... mientras esperamos a que todo por sí mismo se forma, por supuesto, nosotros podemos tener razón. Pero es más probable que ocurra lo contrario – todo por sí mismo se forma, pero no tanto como nos gustaría. Y aún hay максималисты y минималисты, que maravilloso escribió b. schwartz, en su libro "Paradojas de la selección". Максималисты se esfuerzan por hacer la mejor elección es no sólo minimizar el error, pero elegir la mejor alternativa de todas las que hay. Si comprar un teléfono – la mejor relación precio-calidad; o el más caro; o el más nuevo y avanzado". Lo más importante – para él era "el más". En contraste con максималистам actúan минималисты. Tratan de elegir la opción que mejor se adapte a sus necesidades. Y el teléfono entonces no quiere "más", y para que la llamaba y enviaba un sms y suficiente. Maximalismo que complica la selección, ya que siempre queda la posibilidad de que en algún lugar algo para ser mejor. Y este pensamiento no le da la tranquilidad максималистам. Elegir es difícil, pero la renuncia de la toma de decisiones implica mucho más graves consecuencias. Es el denominado existencial de vino. Vino a nosotros mismos a no utilizados en el pasado la oportunidad. El remordimiento de упущенном tiempo... el Dolor de la непроизнесенных palabras, no expresados por los sentidos, se produce entonces, cuando ya es demasiado tarde... Нерожденные los niños... Cuando no... de trabajo Desaprovechado la oportunidad de... el Dolor cuando ya no se puede apostar por atrás. Existencial del vino – la sensación de traición a sí mismo. Y de este dolor también podemos ocultar. Por ejemplo, fuertemente afirmar que nunca en lo que no me arrepiento. Que todo el pasado, yo proyecto la hace, sin duda, y dudar. Pero esto es una ilusión. Nuestro pasado no se puede desenganchar y dejar atrás. Puede ignorarlo, expulsar de la mente, y hacer ver que no existe – pero desenganchar imposible, a no ser que el precio total olvido de la propia personalidad... dondequiera que no se han precipitado todo el mundo тащим el carro de su experiencia pasada. "Tonto lamentar el hecho de que había". No hay que lamentar no tonto... Tonto, probablemente, va a ignorar el hecho de que una vez que se ha obrado mal. Y de ignorar los sentimientos. Somos personas. Y descartar el dolor no lo sabemos. Así, mientras que ante la necesidad seria de la vida de selección, puede comprender lo siguiente: A favor en el pasado o en favor del futuro de mi elección? ¿Cuál es el precio de mi elección (de los que estoy dispuesto a sacrificar por el bien de su implementación)? Mi elección se basa en el максимализмом o el minimalismo? ¿Estoy dispuesto a aceptar la responsabilidad por las consecuencias de la elección en sí mismo? Una vez realizada la selección, si yo cierro todas las otras alternativas? Hago la selección de la totalidad, o sólo la mitad? Y, por último, queda la pregunta de sentido: "¿por Qué yo lo elijo? Autor: ilya Латыпов fuente: psychology-age.ru

Fuente: /users/1077

Tags

Vea también

Nueva y Notable