Yo soy el MISMO

Uno mi voz interior grita desde adentro en el templo: "es tan injusto! soy una buena! soy pequeña! sientan compasión de mí! me resulta difícil! nadie me ama! todos me echaron! estoy muy sola! yo no quiero nada más decidir! no quiero hacer nada! esto es culpa! yo quiero en la mano!".

La segunda mi voz interior dicta en el templo de la fría y dura: "vaya, lo que quería! No se ha ganado! Mira! ¿A quién te necesita! El trapo! Basta de lloriquear! Nada доводишь hasta el final! Todo en ti escupir! Ha sacado! Уродка! Слабачка!"






Como si ellos deambulan por las diferentes habitaciones – niño interior y el interior de padre y luchan por el acceso al micrófono, cada gritando acerca de su paciente. El niño maldice crítico y rancio de los padres. El padre maldice débil e inseguro del niño.

El niño está en busca de un padre bondadoso, эмпатичного, paciente, sensible. Busca en cada pareja, busca en la entrados en años, sus padres – y que, inevitablemente, se desengaña. Y el padre de familia en busca de sí mismo al otro niño fácil, recogidas, obediente, diligentes, ya que este merece patadas y de la crítica. De lo contrario nunca va a crecer. No puede – una especie de kulema.

Como si no lo sabía, de que ellos son el uno para el otro, allí, en el interior, detrás de la pared.

El asunto era de noche. Yo estaba sentada en la cocina, pensaba. Yo hace ya un año, como fue el caso de un divorcio, los niños dormían, la noche, el silencio. Y estoy tan cansada de oír el llanto de este недолюбленного de los niños solos en el interior, que decía: "hey! y tú lo sabes! tú sabes con niños ser paciente, sensible, honesta, admite! Eres la mejor mamá, ¿verdad? Bueno la niña dentro de un muy necesario".

Y lo tomaron – y dimos cuenta de unos a otros.

Hablaron mucho.

La niña contó cómo le de miedo, como ella necesita amor, y como ella con todas sus fuerzas tratando de lidiar. Y el interior, su madre le dijo a ella lo correcto, que muchos años quería oír – "Perdóname. No he visto, como te mal. No he visto, como te раню. Estoy contigo. Yo por ti. Yo a nadie no la daré a ti en la ofensa".

Y entonces la niña ha dejado ir un poco, ella dijo: "Nada, mamá. Yo entiendo. Eres muy angustiada".

Y entonces mamá ha dejado ir un poco, y ella me dijo: "sabes, cuando yo tengo miedo, yo de ti me rio. A mí no siempre resulta ser sensible".

Y entonces la niña aún crecido y respondió: "Yo sé. A veces me culpo, pero es simplemente por el cansancio. No siempre resulta ser independiente".

Me hice la promesa de aquella noche. Dijo en voz alta en vacío de la cocina. "Yo sí hijo, y yo – sí padre".

Tienen amistad. Cuando un niño se queja y se queja, el padre mira con ternura y con paciencia. Y cuando el padre rie – el niño sonríe, y sabe que él no lo toma en serio. Ellos saben que juntos siempre прорвутся.

 



Si no los hombres...

Y con Buenas Niñas suceden los Malos de la historia

 

En mi обручальном el dedo el anillo, con un diamante en platino. Pedí el diseñador, sí, para saber y recordar que a todos los socios, padres y amigos del mundo tengo yo.

Cuando estoy triste, o en la cabeza de nuevo comienza la bronca, así que lo veo y recuerdo que me de el sí – sí.

Para mí, ese es el famoso "amor a sí mismo" no es en absoluto afirmaciones sobre la обаятельную y atractivo, y sobre esta integridad. Sobre el derecho a ambos les ser – y al hijo y al padre, he aquí como unos de los otros Sobre su promesa de unos a otros. Sobre el hecho de que cuando ambos se hablan entre sí bueno, parece que suena sólo una voz. Caliente. Plácido. Mi. publicado

 



Fuente: www.womanfrommars.com/category/woman-from-mars/

Tags

Vea también

Nueva y Notable