Lo malo de la palabra hiere más fuerte de lo que parece

Escuchar el flujo de insultos – de todos modos que obtener el granizo, golpes en la cabeza. Y no es una exageración – nuestro cerebro, como muestra la tomografía computarizada, no ve la diferencia entre la violencia física y verbal de la agresión. ¿Cómo protegerse?

"Muchos años viven en un ambiente verbal de la violencia, pero no sospechan que algo no es así, porque el insulto y la humillación se han convertido en parte de su vida", dice patricia evans (Patricia Evans), autor del libro "la agresión Verbal: cómo reconocer y vencer".

Entre tanto, este estilo de relaciones causando un duro golpe a la mente – cerebro sobrevive a la agresión verbal como la violencia física. "La scan del cerebro de la persona que escucha rápidas palabras de insultos en su dirección, y el scan de la persona, que se golpeó en la cabeza con el mismo aspecto", dice evans.

Dos graves consecuencias de la agresión verbal constante humillación corrosivos para nuestra autoestima y el deterioro de la atención, nos convertimos dispersos, nos es difícil concentrarse.






Verbal agresión – no necesariamente sucio, insultos, gritos y amenazas. Sinfín de comentarios y "шутливые" los insultos, de la solicitud en el formulario de órdenes duele menos. Aquí hay algunos ejemplos de agresión verbal, que vale la pena conocer.

La negativa o el silencio. Como razona el agresor: "tengo lo que tú necesitas, y puedo dar o no dar esto a ti. Por lo tanto, yo controlo la situación". O: "Si no respondo a ti, me niego a responder, puedo estar seguro de que sigue como siempre. No necesito preguntar tu opinión. Yo no digo "no" y no digo "sí". Estás en el anzuelo, y yo no corro ningún riesgo".

La oposición. Actuando en contra de sus peticiones y deseos, el agresor estaba seguro de que "Yo puedo pensar y tomar decisiones por nosotros dos. Piensas mal, y estoy en lo cierto. Si yo puedo hacer que te dudar de sí mismo, yo te sea más fácil de controlar".

La devaluación. No darle importancia a sus palabras y actos, refiriéndose a ellos como "tonterías", "delirio", "futesas", el agresor insiste en que la última palabra siempre debe permanecer detrás de él. "Puedo desvalorizar tus palabras y acciones, pero yo – fuera de la crítica y no rinde cuentas a nadie. Acepto la decisión. Cuando veas que lo has insignificante/vil, me será más fácil de controlar ti".

"Шутливые" los insultos. Llamando a los insultos "sólo" la broma, el agresor tiene en cuenta: "Me da tanta alegría ver como duele a ti mis palabras, que no la voy a dejar. Creo que mis palabras deben tomarse con humor. Yo puedo hablar de lo que quiero. Puedo manejar la situación".

La grave represión. Bruscamente arrancando la conversación, haciendo caso omiso de sus palabras, el agresor subraya: "no Estoy obligado a respetar tu opinión y responder a ti, tú inadecuada de la personalidad, por lo que puedo terminar la conversación, cuando quiera, – decido yo".

Las acusaciones. Afirmando que tienen la culpa de lo que te ofende, el agresor quiere hacerte pensar: "¡la culpa/el tiene la culpa de que te duele, y es que yo contigo lo hablo y lo dirijo, y en general en todo lo que no es como yo quiero, así que no debe cambiar su comportamiento".

La condena y observaciones. Juzgar y criticar, el agresor recibe otra oportunidad de tomar el control de nuestra voluntad: "Cuando yo digo que tú no lo piensas y haces, estoy empezando a controlar ti".






CÓMO PROTEGERSE

1. Escúchate a ti misma.

"Si constantemente te sientes al lado de un hombre como agujas o sufre de un sentimiento de inferioridad ("Siempre lo hago todo mal"), por encima de ustedes se burlan, es probable que usted sufre de agresión verbal", explica evans. Preste atención a cómo te hablan. Le dicen (deciden), lo que eres, lo que quieres en la vida? Nadie excepto nosotros mismos puede saber y decidir que queremos, sobre lo que pensamos, lo que sentimos. Confíe en el primero de sus emociones, se apoye en ellos.

 

2. Deja de culpar a los.

"Hay que reconocer que la agresión – no es su culpa, y el problema de la mentalidad de alguien que te insulta, señala evans. – Todo lo que le debe, el total control sobre usted". Si alguien de su entorno se atribuye la conducta del agresor en usted, no se apresure a culparse a sí mismo. "Una vez me ha asesorado a una mujer, cuyo marido tenía el hábito de gritar a ella sin motivo alguno, y su madre considera que es parcialmente responsable de esta loca comportamiento de su marido, dice evans. – Esto es absolutamente incorrecto opinión, y está causando un gran daño a la psique".

 

3. Resisten.

No tiene sentido explicar y luego – en lugar de ello, empiece a poner límites: "no quiero escuchar", "Stop. Deténgase ahora mismo".

 

4. Busque un grupo de apoyo.

Es importante encontrar a alguien con quien se puede hablar de la situación, de compartir lo que en el alma, esto puede ser alguien de la familia, los amigos o de confianza por el psiquiatra.

 



El amor al padre: escenario de desarrollo de la SUERTE de su hija

Si el amor es "la clave", significa que no es su tamaño

 

 

5. No intente cambiar el agresor.

El hombre es capaz de cambiar las cosas, si de verdad se quiere, pero no lo puede cambiar por él. Pero usted puede tratar con respeto y cuidar de sí mismos.publicado

 

Autor: Xenia Татарникова

 

Fuente: www.transurfing-real.ru/2016/11/blog-post_689.html

Tags

Vea también

Nueva y Notable