No todas las mujeres les gusta cocinar

Vivimos en la era de los servicios y de la tecnología. Por un centavo, se puede comer en el restaurante, invitar a un asistente de la casa, comprar comidas rápidas en la tienda, comprar un montón de la tecnología, y por ocuparse de asuntos más importantes de los. Se puede? Por supuesto.

Yo vivo en un país donde el 99% de las mujeres толкутся en las tiendas cerca de las baldas de bienes intermedios y de verduras departamentos de siempre desierta. Pero yo también vivo en un país donde el 99% de las mujeres en el divorcio. En australia no existe la cultura de la familia, no de los valores espirituales. Las mujeres "no creen" en los matrimonios, y crean una familia de más de 30 años y sólo en un par de años para concebir hijos. Los hombres caminan, las mujeres trabajan, las familias se desintegran. Por supuesto, este bajo nivel de los valores eternos, no se reduce sólo a la habilidad de satisfacer a su marido, pero no es poco importante factor.

 




 

No todas las mujeres les encanta cocinar. Todos saben, pero no todos les encanta hacer. Analizaremos uno su secreto. Cuando tenía 14 años, me decidí a preparar el papa de la cena. Puesto en el fuego el agua con el arroz y se escapó de leer la receta тефтель. Ha vuelto sobre sí yo, cuando toda la cocina estaba en el humo. El arroz se quemó junto con el recubrimiento de кастрюльки. El asunto era en verano, cuando yo trabajaba en su oficina. El sueldo que me pagaban simbólico, pero yo y este fue inmensamente contenta. Ese día mi papá es muy castigó. Me privó de sueldo de un mes, obligando a comprar una olla. Ella todavía era de mi meses de salario. Yo lloraba fuerte, le pidió que no privarme de ella, pero mi padre insistió. Mirando hacia atrás, me doy cuenta de que es un castigo, sería muy bueno para el niño. Los chicos valoran las obras. Pero las niñas tiene que querer tal y como son. No de otro modo. Así, desde entonces, yo simplemente odiaba cocinar.

A los 18 años, yo de alguna manera ha aprendido a descongelar los productos semielaborados. En este mi habilidad de la historia. Y aun cuando la vida familiar, lo que me hizo aprender a cocinar sopas y freír las croquetas, yo no soportaba cocción, consideró que se trata de salvaje humillación. La cocina me resultaban pertinentes: недожаренные, cocidos, agua dulce, пересоленые.

Cuando han llegado a mi vida el Conocimiento, me di cuenta de que cocinar es un gran misterio! Es un sortilegio que atrae los corazones de los hombres en la espesura del bosque. La comida enlaza el varón a la mujer invisible de los lazos. Comencé a preparar con amor. Yo ya no lo hago "se desata", a fin de que ansioso de llenar el estómago de su marido. La preparación ha sido para mí el todo el ritual.

Antes de empezar a cocinar, creo necesarias. Incluyo espiritual de la música o de las conferencias de sus seres queridos maestros. Разжигаю en todas partes de la vela, расставляю bien los productos y aparatos que necesita a mí en el tiempo de cocción. Yo estoy haciendo todo poco a poco. Lentamente vierta el aceite, y disfruto como la que corre por las verduras. Disfrutando de las sensaciones, cuando промываю fig. Me regocijo de los colores brillantes de las verduras. Нюхаю aromáticas de frutas. Cuando cocino, tengo el deseo de su marido de lo que él más necesita en este momento en el tiempo: de salud, de apoyo, de amigos, de la buena suerte. Al final, yo посыпаю" el plato de su amor y deseo de la felicidad y la paz en nuestra casa. Recientemente, empecé a consagrar la comida en su tradición espiritual. También, trato de horno varias veces a la semana. Cuando mezclo la harina en la masa, me imagino que pequeñas partículas de millet es una de nuestras diferencias con mi esposo y cuando me convierto en su totalidad, se van.

En cualquier religión, usted encontrará que el amor de una mujer llega al hombre a través del estómago. Si dios me dará la oportunidad de hacerlo, nunca me dejara de campo y de la casa. Pero yo nunca a nadie, no подпущу a la cocina.




 

La cocina es mi altar, mi fuerza. Y me siento la mujer, que consideran que la preparación de los alimentos como un lastre. A través de los alimentos, usted será capaz de hacer de su marido o el rey, o шутом. En la comida se miente mucho más profundas de las energías que le parece. Trate de cocinar con amor, y verás como el amor llenará toda la casa.publicado

Autor: Tatiana Румянцева

 

P. S. Y recuerde, sólo cambiando su conciencia — estamos juntos cambiando el mundo! © Únase a nosotros en Facebook , Twitter, Myspace

Fuente: vk.com/tobewoman?w=wall-23228995_56346

Tags

Vea también

Nueva y Notable