No hagan de los niños el sentido de toda su vida

No hagan de los niños el sentido de toda su vida. Para que luego le es más fácil dejar ir, y le era más fácil irse.

Todo lo mejor para los niños. Los niños – las flores de la vida, el sentido de la vida, lo más importante en la vida. Ellos merecen y requieren sin que el resto de nuestras fuerzas, tiempo, atención.

Este post no es un lugar de comprender, de donde en muchas de las madres jóvenes se coge la sensación de que con la llegada de la bebé de su vida se acaba. Pero cualquiera que sea la correcta, gran y digna de respeto ni fue la frase "los niños son el sentido de la vida", en realidad, muy a menudo resulta alguna tontería.

Y, antes de lanzar el me indignados comentarios, propongo terminar de leer el post hasta el final.




 

Ya en el segundo trimestre del embarazo dejé de hacerlo todo, lo que antes era de mi apasionante de la vida. Casi todos los amigos del desaparecido (y en realidad se ha perdido yo misma), me dejaba la apertura de exposiciones, ha dejado de planear el viaje, e incluso allí desear. Bueno, y en general, ponía la cruz sobre todo, en cuanto a mis planes personales. Y ¿por qué? Mi vida aún está a punto de finalizar.

Y comienza la otra, la de la vida de un niño. El sentido de que en él, en el nuevo hombre.

La vida comenzó, no te puedes imaginar, como el de los padres – con дичайших los gritos del bebé de los cólicos, недосыпа, de la lucha por la lactancia materna, los paseos en cualquier tipo de clima con ruedas en la parte delantera o con слингом en la lista, la depresión posparto, los conflictos con las abuelas. Comenzó con un encantador niño de la existencia de la cual estoy totalmente sometido.
 

Y, en mi opinión, esto es normal, ¿verdad? Fusionarse con el bebé, cuando le 2 semanas, 4 meses, un año y medio. Cuidar de él, отставляя en el lado de cada una de sus intereses.

 

Dedicar todo el tiempo libre. Meterse con él, hasta que en la antepasada de algún tipo de vida hace algo muy interesante y que ya no esté contigo. Supervisar el régimen y renunciar a los huéspedes y los viajes, que sería demasiado fatigado bebé. No gastar dinero, dejando de lado a tomar clases, la escuela, el instituto, el apartamento de él. Todo esto es normal.

Pero hasta qué punto?

Si bien los sentimientos de culpabilidad por todo su deseo, no relacionada directamente con el niño?

Si está bien prohibir sí mismo visitar a sus amigos, dibujar, leer, ver una película o beber бокальчик blanco полусухого, porque todo esto no trae a su bebé ningún beneficio? ¿ Lugar favorito de dibujo o de otro de la película, yo podría leer en el aula un artículo sobre la educación. O fríen rico en lugar de неполезных la pasta. O buscar en internet la lista de juegos educativos para tomar algo necesario. O limpiar, ya que se arrastra por el suelo sucio ya el tercer día. Y yo, ya ves, veo y veo en el cine (la única hora que queda libre al atardecer).

Si desea sentirse culpable por lo que quieres ser no sólo la mamá?

Mi hijo tiene ahora tres con la cola, pero me quedo con el de experimentar el sentimiento de culpa cada vez que hago algo para mí. Me siento culpable cuando lo conduzco interesante me exposición en lugar de un parque de aire fresco. Cuando le pongo un vídeo acerca de los animales, para escribir el artículo. Cuando no demasiados detalles en cuanto a su vigésima "¿por qué?". Cuando pienso "bueno ahora con una amiga en un café, sentarse, a un concierto, ir, vestido escoger, estar en silencio, para dibujar algo hace mucho tiempo, querido".

En resumen, yo casi todos los días me siento culpable antes de que el hijo por lo que quiero vivir mi vida. Pues claro, como el blanco día–, tengo que vivir su vida.






Stop.

Vendrá la hora, y el hijo me dice: "Mamá, me fui. Ahora me desenvuelvo mismo, yo ya no necesito tu cariño, de tu tiempo y atención. Yo voy a tomar la decisión, es posible que no siguiendo tus consejos. El tiempo libre, me voy a prestar a sus intereses, a sus amigos, el trabajo y la familia. Vamos a созваниваться un par de veces a la semana, puede que menos. Tengo un sentido de la vida, mamá. Y mi sentido de la vida, no serás tú. Yo siempre te de amar, pero yo quiero vivir tu vida y no tu". Aquí empiezo a llorar. Porque es verdad.

No podré responder: "Hijo mío, pero me he negado a todo, cuando has nacido. Me olvidé de deseos que no se trataba de ti. He decidido que los voy a hacer para ti, ya que tú eres el sentido de mi vida". La sabiduría de la naturaleza es que nosotros, como padres, todos damos y lo dejamos ir. Y no deben nada a cambio de pedir y esperar.
 

No, el niño no es el sentido de mi vida. Él es mi vida. Pero esta vida no es la mía. Y su vida – su.

Quiero que mi niño era feliz, no sólo ahora sino en el futuro, cuando se hace adulto. Por eso me esforcé trato de no cargar su responsabilidad por lo que no veo ningún sentido en la vida, aparte de él. Y por él me voy este sentido buscar.

En lugar de angustia de la fatiga de caminar en un paseo en el parque, no son capaces de mantener ni una sola de su juego, la dejaré en el día del niño con la abuela, y ocupar sus "opcionales" asuntos personales. Sabes para qué? Para que en su debido tiempo, mi hijo con el corazón ligero y sin culpa delante de mí, puede ocuparse de sus. Para mí es más fácil dejar ir, y le era más fácil irse.

 

También es interesante: los Niños, la ilusión del sentido de la vida

Sin rosados y puntos negros: ¿es Necesario proteger a los niños contra la verdad de la vida

 

No haga el niño el sentido de toda su vida, con el tiempo, el sentido de la vida para no perder. Él todavía va a crecer y va a desaparecer, y tiene algo debe quedar. Algo, además de amor a él, que nunca pasará. Algo, para no culpar al niño por el hecho de que ha crecido y no puede estar cerca de usted.

"Por favor, mamá, vive su vida. Y me voy a vivir".

Bien, hijo, voy a intentar. publicado

 

Autor: María Rozkova

 

P. S. Y recuerde, sólo cambiando su conciencia — estamos juntos cambiando el mundo! ©

Fuente: ponaroshku.ru/blog/ne-delayte-iz-detey-smysl-vsey-vashey-zhizni/

Tags

Vea también

Nueva y Notable