Médica error

En enero a Антоновне llegó el clímax. Al principio ningún problema de esto es que el evento no ha traído. No era famosas de las mareas, sudoración, palpitaciones, dolores de cabeza. Simplemente cesaron mensuales y todas: hola, la vejez, soy tu!

A un médico Антоновна no se ha ido, y así leía mucho y sabía de lo que pasa. Sí, y de la amiga de sí mismo a menudo hablaban, compartir sensaciones. Te decían Антоновна, la verdad es afortunado. Es necesario, por lo que fácilmente se desarrolla el clímax de la! Como han hecho mal de ojo a su amiga.

Empezaron pronto a ocurrir con Антоновной cosas extrañas. Sabía que esto de los cambios hormonales en el cuerpo que no pasan sin dejar huella. De ahí, probablemente, y infundadas cambios de humor, mareos y debilidad. Cada vez más difícil fue Антоновне inclinarse a la nieta de Лизоньке, el apetito perdido, la espalda de estar enferma es diferente. Por la mañana, a menudo отекало la persona, y por la noche los pies.






Tiempo de sus dolencias Антоновна especial atención no es necesario. Los primeros hicieron sonar la alarma nuera: ¿qué usted, mamá, квелая de acero, pálida. Acuda a su médico, hacer la ecografía, no tire, esas causas no bromean!

Антоновна callaba. Dudo que con ella algo anda mal, y ya hace tiempo que se establecieron en su alma. Y aquí también, fue muy doler el pecho, pues sólo con el fuego encendido, no tocar. La parte inferior del vientre se tira, dormir no da. A menudo fuera sin dormir por las noches debajo de las dimensiones de похрапывание marido, estaba de Антоновна en la espalda, mirando al techo, y lloraba en silencio, pensando en el futuro y recordar el pasado.

Y bien, como no quera morir! Después de todo, sólo cincuenta y dos más, a la pensión aun no дотянула. Con el marido de la casa de campo comenzaron a buscar, decidieron que, en su naturaleza más estar. Los hijos de las buenas, en las buenas obras. La nuera respetuosas, no дерзят, ayudan a pintar las canas, aconsejan, que ropa comprar para que la plenitud de ocultar.

La nieta única, Лизонька, simplemente de oro de la niña, no alegrarse mucho. Esquina de circular, se ocupa, en primer grado en el otoño va. Pinta bien, ya sabe tejer — abuela. Como el ritmo de vida ha pasado!

Parece Антоновне, que no vivía todavía completamente. He aquí que el hijo menor, sólo que женила, aún de los niños de la no esperado, y aquí de la enfermedad, que sea de неладна! Утирала Антоновна calientes lágrimas con el borde de la funda nórdica, y ellos rodaban y rodaban por sus mejillas. Por la mañana debajo de los ojos se formaban círculos azules, la cara se oscureció, осунулось.

De alguna manera sobrevivió a Антоновна la primavera y el verano y el otoño de muy mal le fue. Falta de aliento, dolor de espalda terrible, casi no suelta el estómago intolerable. Se ha decidido, finalmente, Антоновна obtener una cita y hablar de sus sufrimientos de su marido.

En la femenina, asesoramiento Антоновну acompañó casi toda la familia. El marido, andrei ilich con el hijo mayor se quedó en el coche, y a los dos nueras esperaban en el pasillo. Apenas una vez en la mirilla de la silla y el rubor de la vergüenza, Антоновна responde a las preguntas de докторши: cuando cesaron mensuales, cuando sintió el malestar, la última vez que se seleccionaron.

Respondió Антоновна mucho tiempo, ha conseguido incluso congelar en una silla mientras докторша llene la tarjeta, jabón de la mano, se basó en los guantes de goma. Докторша осматривала Антоновну a fondo, más хмурясь y нервничая. Luego abandonó el corto "vístete" y se sentó al teléfono. Антоновна las manos temblorosas se basó en los непослушную la falda y con el horror escuchaba la conversación докторши.

— Онкодиспансер? — gritaba aquella en el tubo.
— Es de la quinta. Tengo un grave enfermo, necesita urgente la consulta. Urgente! Sí, sí... al Parecer, la última etapa. Yo útero no la encuentro. Cincuenta y dos... Primaria de tratamiento. Sí, no habla... Como en el bosque viven. Enseñas, enseñas, la información en cada poste, y una vez ms a su médico de ir a ellos el tiempo no existe. Sí, sí, bueno, los dejo.

Cuando termine la conversación, докторша pasó a la mesa y comenzó a formalizar algún tipo de papel.
— Aquí, una visita, una mujer?
— No, con mi marido, con sus hijos, en el coche nosotros, en silencio respondió Антоновна онемевшими los labios.

Sólo ahora se sintió un tremendo dolor en todo el cuerpo. De este dolor перехватывало la respiración, отнимались piernas, quería gritar. Антоновна apoyó contra la дверному puerta y comenzó a llorar.

La matrona ha saltado en el pasillo y gritó:
— Que hay aquí, con Пашковой? Vaya!

La nuera saltó y заторопились en el gabinete. Cuando vio a la suegra, todos se dan cuenta. Антоновна lloraba y корчилась de dolor, como si de lejos lleguen a ella los trozos de orientación докторши: inmediatamente, urgentemente, el primer hospital, la oncología, de la segunda planta, el médico de guardia a la espera de... de esta dirección, aquí está la tarjeta... Muy tarde, lo siento... ¿por Qué tardaste, ya que la gente educada...

En el coche iban en silencio. Andrei ilich no vacila шмыгал la nariz, en el tiempo mientras se limpiaba ella misma las lágrimas con el dorso de la palma de la mano. El hijo intensamente miraba atentamente en el camino, antes de que el dolor en los dedos, apretando en sus manos el volante. En el asiento trasero de la nuera de dos partes apoyaron la suegra, que abandonaban ya los últimos de la fuerza.

Антоновна gimió, y cuando el dolor se hacía completamente ya insoportable, gritó en voz, llamando así a andrei ilich nuevos ataques de llorar tanto. A veces el dolor en algunos momentos de la утихала, y entonces Антоновна a ver проплывающие detrás de las ventanas de la máquina amarillenta de la corona de los árboles.

Al despedirse de ellos, Антоновна mentalmente despedía de su y con hijos, y con mi esposo y con su nieta Лизонькой. No tener más de disfrutar de las deliciosas empanadas. Y que ahora llevará de la primera clase, que recogerá querido después de las clases? Que обнимет su abrazan, que besa, que восхитится sus primeros éxitos?.

En la clínica no tuvo que esperar mucho tiempo. Антоновну aceptaron. La familia en el horror, sin atreverse a sentarse, кучкой estaba de pie junto a la ventana. Andrei ilich ya no lloraba, sino como algo потерянно y desamparo en que se miraba en un punto. La cuñada de комкали en manos de pañuelos de papel, el hijo en silencio, se movía todo el cuerpo de lado a lado.

En la oficina, adonde lo Антоновну, al parecer, ocurrió algo terrible. Primero, de allí saltó a la enfermera con el carmesí de la cara y se echó al final del pasillo. Luego de un rápido paso en el gabinete entró un anciano médico quirúrgica en bata y en бахилах.

Luego, casi a correr allí mismo заскочило aún varios de los doctores. Cuando al final del pasillo se oyó el estrépito, la familia maquinalmente, como de equipo, giró la cabeza hacia la fuente de ruido: пунцовая enfermera con dos enfermeros rápidamente llevaban дребезжащую каталку para el transporte de pacientes en cama.

Como sólo de ruedas desapareció por la amplia puerta del despacho de la familia di cuenta de que es el final. Andrei ilich le tomó la cabeza con las manos y gimió, nueras y corrieron a buscar en sus сумочках las gotas cordiales, el hijo en la mejilla a traición задергался nervio.

De repente la puerta del gabinete de nuevo se abrió de golpe. Каталку con Антоновной, cubierto con una sábana blanca, толкало a la vez el hombre de los seis-siete. Todos emocionados, rojo, con gotas de sudor en la marcarse la frente. Pálido el rostro antónovna se ha abierto. El horror y el dolor se congelaron en sus hinchados ojos. Habiendo empujado nueras, andrei ilich ha echado a la mujer. Médico anciano agarró su camino.
— Soy el marido, el marido, — gritó andrei ilich en la pista se está alejando ruedas.
— Dé a pesar de decir adiós. Любонька, cariño, ¿cómo así, queremos en un día!...
— Дохотелись ya, — la enfermera cerró la válvula amplio de la puerta de su oficina.
— No se molesten, el abuelo, y no grite. Da a luz a ella. Ya apareció la cabeza de...

En la sala de partos fue de dos parturienta: Антоновна y otra, muy jovencita, probablemente, la estudiante. Ambos gritaron al mismo tiempo y así mismo a la vez, como por la orden, tranquilas entre las contracciones. Alrededor de cada trajinar de parteras y médicos. El anciano profesor tranquilamente y mirando el bullicio iba de una mesa a otra y le daba instrucciones.

— Y por que sufrimos? — preguntó el profesor a las parturientas durante el próximo período de calma.
— Por vodka maldita, ella en toda la culpa, la maldita, — простонала estudiante.
— Bueno, y tú, madre? — dijo el profesor a Антоновне y dio unas palmaditas en su desnudo colon ляжке. Антоновна callado un poco, pensó, y luego, en silencio, porque las fuerzas ya no era, susurró:
— Sí, por el amor, supongo. Por que qué más? He aquí el día de nacimiento de mi esposo y yo celebramos. El quincuagésimo segundo годок. Побаловались un poco...
— No es débil, es decir, побаловались, — sonrió el profesor.
— ¿Qué, y la verdad, no veía nada, o хитришь?
— Sí, que el doctor! Si yo sabía si b solo podía pensar!.. Vergüenza es lo que! Pues yo ya la abuela hace mucho tiempo. Segura era de que tengo la menopausia y la oncología adicionalmente están allí. Aquí y en la consulta del útero no encontraron, le dijeron que рассосалась, el cáncer, la última etapa de la...
— Срак a ti, y no el cáncer, es profesor de petulancia agitando la mano.
Todos somos seres humanos, y, por desgracia, los errores médicos a veces todavía tienen el lugar para estar. Pero ya basta de hablar, тужься, la madre, vamos. Tu error quiere ver la luz!






Una enfermera salió de la maternidad de la sala contenta y llena de importancia. Será que a las amigas de hablar, no cada día, en nuestro tiempo, la abuela dan a luz.
— Pashkova Amor Антоновна. Tiene parientes?
— Es, — coro respondió con toda la familia, haciendo un paso adelante.
— Lo felicito—, no oculta la curiosidad en cuanto a la parte de la familia, dijo la comadrona. Y quién es el padre?
— Yo, — con voz ronca, sin creer aún lo que acontece, dijo andrei ilich.
— Él, — respondieron al mismo tiempo la nuera, señalando al suegro.
— Maravillarse, no persistió de las emociones, la comadrona, y añadió que ya explícita el respeto.
— El muchacho tiene. Tres quinientos. El crecimiento de cincuenta y un centímetro.
Cubra claro, papá. Otra sería la de chasik y desconocido, que sería... más parto поспели. He aquí los milagros como los milagros. ¿Por qué sólo en oncología llevaban, no entiendo? publicado
 

Autor: Olga Клионская
 

Lea también:

Cual es la edad de la pena por el éxito

Carta de agradecimiento: como yo soltara el pasado

 

 

P. S. Y recuerde, sólo cambiando su consumo — estamos juntos cambiando el mundo! ©

Únase a nosotros en Facebook , Twitter, Myspace

Fuente: vk.com/im?sel=20432872

Tags

Vea también

Nueva y Notable