La amarga verdad

Una vez un hombre que busca el sentido de la vida, se dijo a sí mismo:

— Yo soy el hombre es un ser razonable, por lo tanto, debo de encontrar la verdad y a conocer.

3df84ac0a6.jpg



Se ha probado todos los modos para encontrar el deseado, pero no han alcanzado el resultado deseado. Entonces se dijo a sí mismo:

— Yo buscaba la verdad a su alrededor, en todo el tema y la ocupación, оказывавшихся que tengo a la mano, y no la encontré. Me he apoderado de una docena de oficios. Se convirtió en un hábil maestro de numerosas actividades. Fue labrador de la tierra, плавил metal, picaba piedra, preparaba una deliciosa comida, cosido la mejor ropa y los zapatos, jugado en instrumentos musicales para sí mismos y para otros, pero la verdad, y aún no conocido para mí. Yo seré un extraño, porque allí, donde yo nací, no he encontrado lo que necesito. Yo обыщу todo el mundo, viajando, y su objetivo no отступлюсь.

Y se fue en un viaje por todo el mundo, ha viajado, y de andar por muchos bordes, los países y los límites, y aquí una vez alcanzado el norte y el frío de los bordes. Vio a un vagabundo, la nieve de las tapas de las majestuosas montañas y dije:

— Voy a vencer y conociendo la Verdad!

Pero, como se ha aclarado, el llano — va en el camino de la montaña se encontraba, mucho непреступней que pensaba nuestro peregrino. Caminaba y caminaba, y de la montaña, parecía que no llegaba. Las reservas de alimentos y de las fuerzas estaban a punto de agotarse y, además, estaba muy enfermo y sentía que rápidamente pierde fuerza. Afortunadamente, en el crepúsculo del día, el pie de las montañas, замелькал la luz solitaria de pie de la casa. El vagabundo se fue a casa.

Él tocó la puerta y abrió el canoso anciano con el que brillan como угольки los ojos. El peregrino no ha conseguido nada que decir, como se ha derrumbado en el umbral de la impotencia y que afectó a su enfermedad. Al recobrar el conocimiento, vio que se encuentra en su cama, cubierto la piel del oso, y que alrededor de él se sienta el viejecito.

El anciano le preguntó:

— ¿Cómo te sientes, viajero?

El caminante dijo:

— He venido de lejanos países y ha viajado por el mundo para conocer la verdad. Así me encontré en sus bordes. Caminaba y sentía un calor en todo el cuerpo, esto pasará pronto. Doy gracias a que los anfitriones de mí, yo pronto voy a morir.

El anciano sonrió y dijo suavemente:

Es una enfermedad. Has caído enfermo porque eres un resfriado. Yo daré es un medicamento,es amargo y muy agradable al paladar, pero si tú bebes, a través de tres días, usted de nuevo hallarás la fuerza y conocerás la verdad, lo que has estado buscando.

El peregrino se sorprendió y dijo:

— Tú dices que es una enfermedad, sino una amarga medicina curará por tres días... ¿quieres decir que la Verdad en una amarga la medicación?

9c2f707377.jpg



El anciano respondió:

Así, la verdad mucha medicación. Simplemente me cree y recibe el medicamento, no dudar. Yo sé de qué hablo, probado en sí mismo.

El vagabundo lo hizo. Después de tres días, es completamente curado y después de conocer la verdad de la vida, se dirigió a sus hogares, infinitamente gracias viejecito con resplandecientes como угольки los ojos. El fuego de estos ojos para siempre se quedó en el corazón del peregrino, recordándole que él ha conocido la verdad.

El significado de esta parábola es que la Verdad cognoscible desde el interior. A veces ella es amargo en el sabor, y no hay signos externos no hablan sobre lo que es la buscada, pero, cayendo dentro de la persona, con la condición de que él está dispuesto a aceptar, la verdad es sana y nos fortalece, permaneciendo en nuestro corazón para siempre, como el fuego, согревающему nuestras almas. publicado

 

P. S. Y recuerde, sólo cambiando su conciencia - estamos juntos cambiando el mundo! ©

Fuente: //esoterick.ru/post315743586/

Tags

Vea también

Nueva y Notable