Generación, жадное hasta el amor

En mi infancia no había restaurantes. Más bien, eran, sino en otro, dulce y lejana, como el extranjero, la vida, para unos muy a otras personas.

Dos veces al año, con mis padres iban a la heladería "el Norte" en la región de tver ' — con motivo del inicio y el final del año escolar (eso si, el diario bellamente adornado cinco).

Una vez que bajaban a un restaurante para toda la familia con motivo de la graduación es uno de los primeros послеперестроечных abiertos en Столешниковом calle. Allí fueron verdes de la lámpara y muy soberbios los camareros, y aún recuerda esta no común la confusión en los rostros de los padres, una sensación general de incomodidad y tensión.






Como adulto, me apasionadamente a amar el senderismo en los cafés y restaurantes. Para mí es un símbolo de bienestar y la buena vida. Y cuánto ni he salido en los más caros, пафосные, la mejor de ellas, siempre será mi habitación secreta, oculta en el fondo de la infancia de la fiesta. Como se sabe, si en la infancia no fue de la bicicleta en la infancia no es la bicicleta.

Mi hijo creció bastante en otras circunstancias de la vida. Sus necesidades materiales siempre y completamente satisfechos. Los mejores juguetes, los más interesantes de los constructores, los modelos más recientes control remoto de las máquinas. Por supuesto, su padre (otro niño hambriento pasado soviético) compraban todo esto no sólo para el hijo, regocijándose de la milagrosa juguetes no menos, y tal vez más de un niño.

Contrariamente a стереотипному de vista, no se ha convertido en избалованного пресыщенного бонвивана. Estoy terriblemente orgulloso de mi ha crecido el muchacho, es un excelente, muy bueno, inteligente, una persona delgada, completamente indiferente a toda мишуре como las marcas, las marcas, de estatus y de otros adultos juguetes. Su "gestalt" con las cosas completamente cerrado, esta parte de la vida le parece, por decirlo suavemente, aburrido. Y, a juzgar por sus amigos, es el diagnóstico de una generación: la de haber crecido en la abundancia material, no se sienten a esta parte del mundo ni el interés ni respeto.






Generación de nuestros padres ha guiado extraño y ridículo en nuestro tiempo, pedagógicos, de ideas. Ellos tenían miedo de darnos "demasiado", hacer de nosotros "demasiado libres y egoístas" pobres nuestros no muy madura, mamá y papá en absoluto miedo de su familia. Y, por lo tanto, en cada caso, alabado rara vez, han criticado constantemente, rara vez daban apoyo, nunca баловали, no sabían de qué es el incondicional amor de los padres y, en general, sobre el amor hablaban raro, como algo неприличном. Y he aquí, nosotros hemos crecido.

Hemos crecido, pero en gran medida y se han quedado niños sin bicicletas. Pobres недолюбленные los niños se reunieron con otros недолюбленными niños. Envolvieron el uno al otro sus exorbitantes de espera. Recibimos unos a otros sus imposibles de cumplir los requisitos. Trató de tirar de unos a otros niños a la idea de como debe ser, toda esta esta en nosotros en la herencia de la mitología.

Todos estos принцах, que siempre montado en un caballo blanco, como muertos, y, por supuesto, nunca lloran, no se equivocan, no cometer errores y no perder las batallas. De princesas, que no tienen otras necesidades, aparte de las delicias, y en general los activos intangibles de las hadas. Acerca de cualquier tipo de tejados de las relaciones hermosas, en las que no hay conflictos en los que amar a la gente no se hieren unos a otros, y en absoluto, por el contrario, de inmediato se sienten que necesitan, y es fácil leen las necesidades, y lo más importante, de inmediato y todos dan, sólo pide correcto de la lengua.

Nuestra codicia — excesivamente inflado por la codicia de un niño, es muy limitado en sus posibilidades.

La codicia no es capaz de reconocer los propios y ajenos restricciones.

Necesitamos de inmediato y a todos: para que el alma de la empresa y todos murieron de envidia, pero однолюб y toda la familia.

Para bien ganado y se ha implementado en su propia realidad, pero pasaba mucho tiempo con los niños y encontraba la posibilidad de llevar en las manos.

Que estaba en casa con los niños, pero sigue siendo un lujoso y brillante. Era profunda, sutil, los hombre, pero no prestaba atención a la insensibilidad y la indiferencia.

Para que no se olvidó de su aniversario.

Para no старела y siempre estaba alegre.

Para no salía de contacto, cuando el miedo. Respondió de inmediato, cuando se le preguntó. Yo la verdad es que lo necesita! ¿Es tan difícil dar?

Anhelamos absoluta de la fusión, el amor absoluto, el absoluto de la adopción, de la absoluta lealtad. Pero como sea que lo necesitaba — nosotros, los adultos, en contacto con otros adultos distintos de nosotros. Y no entregaremos unos a otros недополученного en la infancia. Nos duele ударяемся sobre la realidad y frustrado, resentido y solos nos vamos lejos, dejando tras de sí lugares del incendio y se tuvieron reuniones, de las relaciones, la proximidad con los vivos las personas presentes.

Mientras tanto, la vida es tan frágil. Tiempo быстротечно.

Mira: he aquí alguien nos ha escogido para realizar este corto tiempo de su vida al lado. ¿Te das cuenta? Enorme, don gratuito, por lo que, tal vez, es la de crecer, de acuerdo a la imperfección de este mundo, y vencer su propia codicia.

Vamos a disfrutar de lo que tenemos y aprender a conformarse con poco. Sólo aquí, pequeño? publicado

 

Autor: Marzo Здановская

P. S. Y recuerde, sólo cambiando su consumo — estamos juntos cambiando el mundo! ©

Fuente: //www.matrony.ru/pokolenie-zhadnoe-do-lyubvi/

Tags

Vea también

Nueva y Notable