El curso del tratamiento con el perdón de

 

— Yo no perdonaré — dijo Ella -. – Voy a tener en cuenta.

— Perdóname — le pidió a su ángel. –Perdona, te será más fácil.

— Nada, — se apretó los labios de Ella. — Eso no se puede perdonar. Nunca.

— Tú serás la venganza? – обеспокоенно preguntó.

— No, la venganza no voy. Voy a estar por encima de este.

— Tú deseas severo castigo?

— No sé, ¿qué castigo sería suficiente.

— Todo el mundo tiene que pagar por sus decisiones. Tarde o temprano, pero todo el mundo... — dijo suavemente el ángel. — Es inevitable.

— Sí, lo sé.

— Entonces, ¡lo siento! Quita la carga. Tú ahora lejos de sus abusadores.

— No. No puedo. Y no quiero. No hay excusa.

— Bien, es tu obra, — suspiró el ángel. – Donde usted tiene la intención de mantener su ofensa?

— Aquí y aquí — tocó a la cabeza y al corazón de Ella.

— Por favor, sé cautelosa, le dijo el ángel. – El veneno de las lesiones es muy peligroso. Se puede asentar la piedra y la tire al fondo, y puede producir llamas de la furia, que quema todo lo viviente.

Es la Piedra de la Memoria y Noble Furia — interrumpió Ella. – Están a mi lado.

3c78c5f708.jpg



Y el resentimiento se instaló allí, donde ella y le dijo – en la cabeza y en el corazón.

Ella era joven y sana, ella ha construido su vida, en sus venas corría la sangre caliente y los pulmones con avidez respiraron el aire de la libertad. Se casó, tuvo hijos, llevado por sus amigos. A veces, por supuesto, que en ellos обижалась, pero sobre todo прощала. A veces сердилась y ссорилась, entonces perdonaron. En la vida es todo acerca de su delito trataba de no recordar.

Han pasado muchos años, antes de que ella oí otra vez es odiado la palabra "perdonar".

— Me entregó el marido. Con los niños constantemente de fricción. El dinero no me quiere. ¿Qué debo hacer? – preguntó a un anciano de un psicólogo.

Él escuchó atentamente, muchas precisaba, por alguna razón, todo el tiempo le pidió a hablar de la infancia. Ella сердилась y convierten a la conversación en la actualidad, pero de nuevo se restauró en los años infantiles. Le parecía que recorre las calles secundarias de su memoria, tratando de estudiar, sacar a la luz la vieja ofensa. Ella no quería, sino porque se resistió. Pero de todas formas vio meticuloso este tío.

— Limpiar necesita, resumió él. –Sus ofensas разрослись. En ellos налипли posteriores resentimiento, como los pólipos en el arrecife de coral. Este arrecife se convirtió en un obstáculo en el camino de los flujos de energía vital. De pronto y en la vida personal de los problemas y de las finanzas no van bien. El arrecife de bordes afilados, que hieren su alma tierna. En el interior del arrecife se asentaron y se perdió diferentes emociones, que envenenan la sangre de sus desechos los medios de vida, y estos atraen a nuevos colonos.

— Sí, yo también lo siento — la mujer asintió con la cabeza. A la hora de nervioso hago, a veces la depresión aplasta, y a veces sólo apetece matar. Bueno, hay que limpiar. Pero, ¿cómo?

— " La primera, la más importante de la ofensa, aconsejó el psicólogo. – No será fundamento – y un arrecife de derramará.

— No, nunca! – вскинулась la mujer. Es justo resentimiento, ya que lo es todo y la nada. Yo tengo el derecho de ofenderse!

Quieres estar con el o feliz? – preguntó el psicólogo. Pero la mujer no ha de responder, simplemente se levantó y se marchó, llevándose con ellos su arrecife de coral.

Habían transcurrido aún el número de años. La mujer se sentó de nuevo en la recepción, ahora ya con el médico. El médico examinó las fotografías, листал análisis, хмурился y se mordió los labios.

— Doctor, lo que usted está en silencio? – no ha resistido ella.

— Usted tiene parientes? – preguntó el médico.

— Sus padres murieron, mi marido y yo en el divorcio, mientras que los niños tienen, y los nietos también. ¿Por qué necesita mi familia?

— Ya ves, tiene usted un tumor. De aquí, — y el doctor mostró en la imagen de la calavera, donde tenía un tumor. – A juzgar por el análisis, el tumor se cobró mala. Esto explica y sus constantes dolores de cabeza y el insomnio, y a la rápida fatiga. Más malo que el tumor tiende a crecer rápidamente. Aumenta, eso es lo que está mal.

— Y que, ahora, en la operación? – preguntó ella, холодея de los terribles presentimientos.

— Sí, — y el doctor frunció el ceño aún más. – Aquí tienes los del cardiograma durante el último año. Usted tiene un corazón débil. Es la impresión que se зажато por todos lados y no es capaz de funcionar a plena potencia. Puede que no transferir la operación. Por lo tanto, primero es necesario подлечить corazón, y después...

Él no terminó, y la mujer ha comprendido que el "después" puede no llegar nunca. O el corazón no aguanta, o un tumor funciona.

— Por cierto, un análisis de sangre también. La hemoglobina baja, los leucocitos altos... Yo пропишу de medicamentos, — dijo el doctor. – Pero usted debe ayudar a sí mismo. Tienes que llevar el organismo en un orden de importancia relativa y al mismo tiempo moralmente prepararse para la cirugía.

—¿Y cómo?

Las emociones positivas, buenas relaciones, la comunicación con la familia. Encantar, después de todo. Mira a través de un álbum con las fotos, recuerda una infancia feliz.

La mujer sólo oblicuamente se rió.

Intente de todas perdonar, especialmente de los padres — de pronto le aconsejó el doctor. Es muy facilita el alma. En mi práctica ha habido casos en que la remisión del pozo de ahogar cal milagros.

— Sí ¿de veras? – irónicamente-preguntó la mujer.

— Imagine. En la medicina hay un montón de herramientas de apoyo. Cuidado de buena calidad, por ejemplo... Cuidado. El perdón también puede ser la medicina, y de forma gratuita y sin receta.

Perdonar. O morir. Perdonar o morir? De morir, pero no perdonar? Cuando la elección de convertirse en una cuestión de vida y muerte, sólo es necesario decidir en qué lado estás viendo.

Le dolía la cabeza. Dolía el corazón. "Donde guardes la ofensa?". "Aquí, aquí". Ahora allí estaba enfermo. Tal vez, el resentimiento ha crecido demasiado, y tiene ganas de más. Le вздумалось de expulsar de su ama, de apoderarse de todo el cuerpo. Que tonta la ofensa no sabía que el cuerpo no aguanta, morirá.

Se acordó de sus principales abusadores – los de la infancia. El padre y la madre, que todo el tiempo o han trabajado, o reñían. No amaba tanto como ella lo deseaba. No sirvió de nada: ni de las cinco y encomiable de ratificación, ni el cumplimiento de sus requisitos, ni de la protesta y la rebelión. Y luego ellos se separaron y cada uno formó una nueva familia que le de espacio, no resultó. A los dieciséis años fue enviada a un colegio a otro de la ciudad, habiendo obligado a tomar de ella el billete, la maleta con las cosas, y tres mil rublos en el primer tiempo, y desde ese momento se convirtió en independiente y decidido: "No perdonaré!".

Ella llevaba esa ofensa en sí toda la vida, ha jurado que el resentimiento con ella, y el morir, y parece que lo realiza.

Pero ella eran niños, eran los nietos, y el viudo sergey Степаныч con el trabajo, que trató de manera inepta por ella de cuidar, y no quería morir. Bueno, la verdad he temprano tenía que morir! "Hay que perdonar, — decidió ella -. – Por lo menos intentarlo".

— Los padres, yo te perdono por todo, — no, dijo ella. Palabras suenan pena y creíble. Entonces ella tomó papel y lápiz y escribió: Estimados padres de familia! Queridos padres! Ya no me enfado. Yo las gracias por todas las perdono.

df1b5acc3b.jpg



En la boca se ha convertido amargamente, corazón dio un vuelco, y la cabeza de la enferma aún más. Pero ella, más fuerte apretando el mango, obstinadamente, una y otra vez, escribió: "Yo te perdono. Yo te perdono". Ningún alivio, sólo la irritación de la rosa.

— No — susurró el ángel. – El río siempre fluye en la misma dirección. Ellos, los mayores, tú eres la más pequeña. Que eran antes, tú después. No has engendrado, y ellos de ti. Dieron a ti la posibilidad de aparecer en este mundo. Ya sea en el mismo agradecida!

— Me siento agradecida — dijo la mujer. – Y yo la verdad me quiero perdonar.

Los niños no tienen derecho de juzgar a sus padres. Los padres no perdonan. Ellos piden perdón.

— ¿Por qué? – preguntó ella. – ¿Me los ha hecho algo malo?

— Te hizo algo malo. ¿Por qué has dejado en sí mismo que el insulto? Que te duele la cabeza? Qué tipo de piedra que tienes en el pecho? Que envenena tu sangre? ¿Por qué tu vida no corre el caudaloso río, y fluye enfermo arroyos? Quieres estar con el o sano?

¿Esto es todo por el resentimiento de los padres? Es que si, me destruyó?

— Me advirtió, recordó el ángel. – Los ángeles, siempre alerta: no será, no los use, no травите sí guardar rencores. Están pudriendo, смердят y envenenan a todo ser vivo a su alrededor. Advertimos! Si una persona hace una elección en favor de la ofensa, no podemos interferir. Y si en el perdón que debemos ayudar.

— Y yo puedo romper este arrecife de coral? O ya es tarde?

— Nunca es demasiado tarde para intentar, con suavidad le dijo el ángel.

— Pero ellos ya murieron! No a quien ahora pedir perdón, y como puede ser?

— Te preguntarás. Ellos oirán. Y puede que no oirán. Al final, tú haces no es para ellos, sino para nosotros mismos.

Queridos padres, — empezó. – Perdóname, por favor, si no es así... Y en general por todos".

Ella-durante algún tiempo-dijo, y luego calló y se ha escuchado a sí mismo. Ninguna de las maravillas – el corazón de la queja, me duele la cabeza y los sentidos especiales, no, todo como siempre.

— Yo mismo no lo creo — admitió -. – Han pasado los años...

— Prueba de otra manera, aconsejó el ángel. – Conviértete en un niño otra vez.

— ¿Cómo?

— Опустись de rodillas, y dirígete a él, como un niño: mamá, papá.

La mujer un poco помедлила y cayó de rodillas. Ella cruzó los brazos redondo, miró hacia arriba y dijo: "Mamá. El papa". Y luego otra vez: "Mamá, papá...". Sus ojos se abrieron y empezaron a llenarse de lágrimas. "Mamá, papá... esta soy yo, tu hija... perdóname... perdóname!". El pecho de su sufría подступающие sollozos, y luego las lágrimas han brotado por el flujo rápido. Pero ella repetía y repetía: "lo Siento. Por favor, perdóname. Yo no tenía derecho a usted a juzgar. Mamá, papá...".

 



¿Por qué en el bien responden mal — racional de la parábolaDe nosotros no se van, se nos van a la zaga

Tardó mucho tiempo antes de que los flujos de lágrimas se han agotado. Debilitado, se sentó directamente en el suelo, привалившись al sofá.

— ¿Cómo estás? – preguntó el ángel.

— No lo sé. No lo entiendo. Parece que está vacía — dijo ella -.

Repite este diario de cuarenta días, — dijo el ángel. – Como el curso del tratamiento. Como la quimioterapia. O, si quieres, en lugar de la quimioterapia.

— Sí. Sí. Cuarenta días. Voy a estar.

En el pecho algo пульсировало, покалывало y перекатывалось calientes de las olas. Puede ser, eran los restos de coral. Y por primera vez en mucho tiempo perfecto, bueno casi nada, no le dolía la cabeza.publicado

 

@ Эльфика

 



Fuente: www.trulylove.ru/skazka-o-proshhenii/

Tags

Vea también

Nueva y Notable