Viktor frankl, de alguien que ha perdido el sentido de la vida




Viktor frankl — el austriaco, el médico psiquiatra, psicólogo y filósofo, ha pasado a través de auschwitz. Presentamos un capítulo de su libro "el Decir de la vida "¡Sí!" sobre el cual trabajaba en el campo y terminó después de la liberación.

... El hombre que ha perdido la seguridad interior, se descompone rápidamente. La frase, que él rechaza todos los intentos de animar a su típico: "no Tengo nada que esperar más de la vida". Qué hay que decir? Como возразишь?

Toda la complejidad es que la pregunta sobre el sentido de la vida debe ser planteada de otra manera. Es necesario aprender por sí mismos y explicar incrédulos, que no es lo que esperamos de la vida, y en lo que ella espera de nosotros. Hablando filosóficamente, aquí se necesita una especie de коперниканский golpe de estado: no debemos preguntar sobre el sentido de la vida, y entender que esta pregunta se dirige a nosotros todos los días y a cada hora de la vida plantea cuestiones, y nos debemos a ellos responder — no de las conversaciones o pensamientos, y la acción correcta de la conducta. Porque vivir — en última instancia, significa asumir la responsabilidad de la correcta ejecución de las tareas que la vida plantea a cada uno, por el cumplimiento de los requisitos de hora y día. Estos requisitos, y junto con ellos y el sentido de la existencia, diferentes personas y en diferentes momentos de la vida son diferentes. Entonces, la pregunta sobre el sentido de la vida no puede tener la respuesta. La vida, como nosotros la entendemos, no es algo vago, impreciso — se concreta, como el que se exige a nosotros en cada momento, también es muy específico. Esta se caracteriza por la especificidad humana de la suerte: cada una es única e inimitable. Ni una sola persona no se puede equiparar a otra, ya que ni el mismo destino, no se puede comparar con la otra, y ninguna situación en la precisión no se repite cada uno llama a un hombre a otro, la imagen de la acción. La situación concreta requiere de él es actuar y tratar activamente de forjar su destino, entonces aprovechar la oportunidad de realizar en la experiencia (por ejemplo, el disfrute de la) valores de oportunidades, es simplemente aceptar su destino. Y cada situación es única, singular, y en esta su singularidad y especificidad permite una respuesta a la pregunta es correcta. Y tan pronto como el destino dispuso que en el hombre, el sufrimiento, se debe considerar en estos sufrimientos, en la capacidad de transferir su inconfundible de la tarea. Él debe darse cuenta de la singularidad de su sufrimiento ya que en todo el Universo no hay nada de eso; nadie puede privar de su sufrimiento, no se puede experimentar en lugar de él. Sin embargo, como aquel a quien es dado este destino, emita su sufrimiento, es una oportunidad única inconfundible de la hazaña.

Para nosotros, en un campo de concentración, esto no es abstractas de razonamiento. Por el contrario — como el pensamiento, fue el único que aún ayudaba a mantenerse. De mantenerse y no caer en la desesperación, incluso cuando ya no quedaba casi ninguna posibilidad de sobrevivir. Para nosotros la pregunta sobre el sentido de la vida hace mucho tiempo ya estaba muy lejos de lo común de la ingenua mirada que reduce a la aplicación creativa de la meta. No, se trataba de la vida en su plenitud, la cual incluía también y la muerte, y bajo el sentido, nos dimos cuenta de que no sólo el sentido de la vida", pero el sentido del sufrimiento y de la muerte. En este sentido hemos luchado!

© Victor Frankl. A decir de la vida "¡Sí!". Un psicólogo en un campo de concentración. Cuadrados, АНФ, 2014

Источник:.pravmir.ru

Fuente: /users/1077

Tags

Vea también

Nueva y Notable