Putin y el niño

El miércoles 28 de junio de 2006, María Stepanivka Podkobatko con sus cinco años de edad, hijo Andrey llegó a Moscú por primera vez. María Stepanovna, profesor de historia rural, siempre ha querido venir a la capital de su vasto país, un paseo por la Plaza Roja y reducir Andreiko en McDonalds. Desde la parte cultural del problema no estaba directamente en la estación de tren fueron turismo autobuses y pregoneros con megáfonos prometió rápida y económica para mostrar el conjunto de Moscú. Después de algunas dudas - excursión al Kremlin y la visión general de los lugares memorables - Maria Stepanovna seleccionado primero. El día prometía ser un éxito.

Ellos estaban en el área de Ivanovo, cuando de repente el cielo se oscureció y se convirtió de alguna manera fría. Cerca del grupo de turistas desde el aire se teje por personas de civil. María Stepanovna sintió algo, Andrey tomó la mano, y en ese momento se le acercó por tres hombres con trajes y rostros idénticos. Los tres tiene alguna identificación, y María Stepanovna sabían lo que iba a pasar algo, por decir lo menos, inusual.

 - Usted lo nombra? - Le pregunté primero.
 - Maria. María Stepanovna Podkobatko - desperdició la mujer dijo.
 - ¿Es su hijo? - Le pregunté a la segunda.
 - Sí. ¿Cuál?

La frase "lo que significa" maestro de canto sentó como suele ocurrir después de seis lecciones.
 - Buen chico, - dijo el tercero. - ¿Cuál es tu nombre?

Andrew se quedó en silencio y miró a la madre, a continuación, los tíos extraños.

 - Andrew - voz varados, dijo María Stepanovna. - ¿Qué pasó?

La primera razón se detiene hasta la oreja y escuchó dedo. Luego maldijo entre dientes y tampoco nadie en particular, dijo: el objeto se ve como es, sí, es necesario que usted escriba, tienen cinco minutos para el final, deje que el equipo aquí, rápidamente.

 - Maria Stepanovna - comenzó segundo, - el hecho de que minutos después de las cuatro y media a través de esta área se llevarán el Presidente de nuestro país. De acuerdo con el reglamento, el Presidente vendrá a un grupo de turistas, y decir hola ... besar a tu chico en el estómago.
 - En el estómago? - Mary Stepanovna creyó oído mal.
 - Sí, en el estómago. Eso es correcto. Espero que no te importe? - Con una ligera presión tercero, preguntó.
María Stepanovna desperdició silencio. La primera vez pellizcó la oreja, y después de un rato, comenzó a hablar con rapidez y claridad:

 - Tenemos un poco de tiempo. Si está de acuerdo, ahora el niño trabajará estilistas, maquilladores y discursos. La reunión se llevará menos de un minuto. Después de que se le llevará a donde usted lo pide, y se entregará algún regalo memorable del escudo de armas de la Federación Rusa. ¿Qué quiere un regalo para su hijo?

Cerca de Ste Marie, Andrey y tres hombres vestidos de civil como desde el aire aparecido 10 personas y todo el estrés mirando el maestro rural y su hijo.

 - Tienes tres minutos. ¿Está de acuerdo? No más de un minuto para todos. Un beso en la barriga.
¿Qué regalo? ¿Por qué estás en silencio?
 - Quiero un apartamento en Moscú - dijo María Stepanovna.

Alrededor formada tan tranquilo que María Stepanovna escuchó latidos de su corazón.

 - ¿Qué, lo siento?

 - Quiero un pequeño apartamento en Moscú - repitió María Stepanovna voz extraña.

Todos miraron a la mujer, luego comenzó a intercambiar miradas.

En primer reproche mirado a los ojos de una mujer levantó lentamente la mano y le dijo al oído enchufado en las mangas:

 - Ella pidió un apartamento en Moscú. Sí, el apartamento - aquí él hizo una mueca, como si de pronto enfermo oreja. - ¿Qué es eso? No hay tiempo, a sólo dos minutos ...

Primero en su rostro reflejaba la confusión. Bajó la mano y miró a la mujer.

 - ¿Está de acuerdo con el estudio en el sur de Butovo?

Todos los hombres vestidos de civil detrás de él desde una distancia de unos sonda uterina. María Stepanovna parecía que en este momento se ve en todo el universo, y su solución depende de la suerte del mundo.

 - No estoy seguro de que tengo que pensar. Tal vez hay algo cerca del metro? Aún así, en el vientre!

Alguien abrió la boca, otro agarró la cabeza y gimió. Primero se metió debajo de su brazo, al parecer, por el arma.

 - Estamos de acuerdo - la voz de una mujer desde atrás.

Mientras el comercio, en silencio se acercó una mujer con un niño de unos cinco años de edad.

 - Estamos de acuerdo a una de un dormitorio en el sur de Butovo.

Tres hombres vestidos de civil examinaron críticamente la mujer y su pequeño hijo. Era muy similar a Andrey, sólo ligeramente inferior al crecimiento en las mismas camisetas y pantalones cortos, pero hay un límite.

 - ¿Cuál es tu nombre? - El segundo en una voz severa preguntó.
 - I - Svetlana Petrovna, de 69 años, nacido, ruso, casado, médico que trabaja. Y este es mi hijo, Nikita.
 - Nikita - reflexionó tercero - y tú y mamá acababa tirado el billete afortunado.
Primero levantó la mano y dijo:

 - Grupo nota aquí un objeto - señaló a Nikita - 1 minutos se fue. ¡Rápido! - Espera, ¿qué hay de mí?! - Casi cayó al grito de María Stepanovna.

Pero ella no tiene a nadie oído. El equipo de estilistas, maquilladores, redactores, y Dios sabe quién más se puso a trabajar. Nikita se quitó la camisa, vientre frota con un paño húmedo, de inmediato se puso una nueva camisa blanca como la nieve, peinar y espolvoreado con algo delicioso.

 - No-ki-ta. Por favor, repita de nuevo. Así que, bien hecho ...
 - Atención, treinta segundos ..
 - Svetlana Petrovna, su papel es simple, un paso atrás y ser avergonzado ...
 - Dígale al conductor a no olvidar el puto fin ...
 - Veinte segundos ...

La plaza se ha convertido como brillante. Equipo desapareció en el aire, como si nunca hubiera existido, sólo había turistas quedaron desconcertados frente a Nikita, y junto a ellos incluso más confusa Andrew. Por parte del Gran Palacio del Kremlin se acercó a un grupo de personas encabezadas por el Presidente de la Federación Rusa.

70beba9db4.gif

carpeta

Tags

Vea también

Nueva y Notable