Para divertirse

I - para la división del trabajo. Puedo ser bastante avanzado
usuario PC, pero nunca subir en su interior - tiene especias. Igual
y con la máquina. El cuarto año es muy buen paseo, pero nunca
Miro debajo de la capilla -. El caso de los maestros

Sí hay capó, que ni siquiera ella no llenar la máquina, porque casi
en todas partes están los muchachos - el personal, que todavía lo hacen
Es mejor que yo. Así, ayer en mi coche algo zumbó. Yo
Yo sé que si el silenciador se cayó, se habría asemejado el rugido de un avión,
y luego en voz baja que sí, pero alarmante. Vengo servicio a su
Automaster. Escuchó, escuchó, miró en algún lugar, y luego
me dice cuando todas las personas honestas (imaginan las horas de 20:00,
llenos de maestro de clientes allí mismo se adquiere, y todos - hombres):
 - En los pantalones ponedoras quemada. Suba a la fosa, soy
va a cambiar.
Detenga su mirada involuntaria por debajo del ombligo, que no podía.
Relámpago voló la idea de que muchos hombres alrededor, y él es ... Pero para
mi dinero ... Confundido sólo la palabra "holocausto", pero me llevaron a
calor de julio tedioso e insoportable. En general, yo estaba ofendido. Dicho
Maestro Sasha:
 - Por suerte para ti, me tienes. Otro es para la cara podría
dar.
Y con orgullo se alejó en su zumbido de la máquina a pesar de la sorpresa
Los ojos de Sasha. Media hora después, sonó mi celular y Sasha,
apologética tono, que se remonta apenas contuvo la risa a los ataques
lágrimas comenzaron a explicar que los pantalones - es un papel tan importante en el coche que no
Quise decir nada y así sucesivamente. En general, la misma media hora hasta
Me duele ir a casa, él y todos los presentes junto a los hombres primero
tratando de entender lo que me hizo daño y luego trató de detener
para reír, para obtener las llaves del teléfono y llamarme. Enfriar
diversión!

Tags

Vea también

Nuevo!

Suscríbete a nuestros grupos en las redes sociales!

Nueva y Notable