Perdió el control

El conductor del vehículo perdió el control en un aparcamiento de varios niveles. A toda velocidad el coche golpeó una pared de ladrillos, voló varios pisos y aterrizó en un estrecho callejón. Afortunadamente, no sufrió, y sólo escapó con espanto y contusiones.








Tags

Vea también

Nueva y Notable