Y hay que hacer?— ¿Por qué los emigrantes no van a casa

Desde hace seis meses, a principios de octubre, yo estaba sentada en un banco en el patio del Archivo Nacional de la república Francesa (милейшее, por cierto, un lugar turístico de cero). De parís de octubre, lleno de color naranja el sol, como el спелая ciruela, muy cariñoso. Aparentemente cariñoso antes de la cruda y gris de noviembre. Este fue uno de los días, cuando yo y mi reciente amiga de la Misa apresuramos a comer por сендвичу al aire libre. Por un par de semanas antes que casualmente se conocieron en la calle: ella se ha roto el paquete justo en el medio de la plaza antes del inicio de parís del ayuntamiento de la ciudad, y de él скопом se han cado nuevas tomas de corriente, tuercas, tornillos y otros. "Merde!" — dijo la Misa, ponerse al día con el rollo de малярного de la cinta adhesiva. "La reparación?" — le pregunté, ayudándola a recoger todo en una bolsa. En general, y de conocer. Nastya nació y creció en krasnodar, en parís, vive desde hace siete años. La historia es bastante normal – vino aquí a estudiar, consiguió un trabajo, se enamoró, se casó. Y aquí estamos con ella sentamos y comemos сендвичи con jamón en un pequeño parís skverike.



Palabra por palabra – diálogos conocidas recientes, especialmente en el extranjero, especialmente si ambos emigrados, bastante estereotipadas: la emigración, la adaptación, socialización... Y siempre llega un momento, cuando nos acordamos de la casa. En octubre, yo apenas iba a volar en ucrania durante las vacaciones de invierno y animaba a ностальгировала en voz alta de la familia de las tradiciones de año nuevo. A la Misa y dijo que la navidad va a visitar a los padres de su marido en el sur de francia, en año nuevo, lo más probable es que se cena con amigos en parís, y el segundo de enero a ellos avión lugar en la cálidos. "Sí y, en general, estoy en casa de 6 años ya no estaba", — ha resumido de la Misa. "Y no tira?" — me ha dado un ronquido a través de la pieza de jamón. "No", — la voz le respondió ella. Yo ya no es la primera vez que había oído semejante respuesta a esta pregunta. 6 años de edad. Para mí la primavera pasada, contar con un año y nueve meses de la separación de familiares y amigos era tan doloroso como ir a pie a casa a través de toda la ciudad en los nuevos zapatos que растерли ti las piernas ya casi en la sangre, y has perdido la cartera, en la que fue de viaje en metro, y el teléfono se sentó, y vas сцепив los dientes, porque no puedes ir. Y entonces aquí es de 6 años. O, por ejemplo, yo sé la historia de cómo alguien no va a casa de 10 años y de 13. Y esto cada vez me sorprende más el corazón. Y cada vez me pregunto: "¿por Qué?" En respuesta, entonces la gente se encogen de hombros, se ponen en tristes historias acerca de lo que la casa no queda nadie a quien quisiera volver, entonces se dice "y hay que hacer?". La última es mi favorita. La más enigmática respuesta a la pregunta, de la serie "oh, todos alrededor de la misma, según el grado de contenido. Es decir, por supuesto, es la elección de cada uno – ir o no ir, y todos tenemos sus causas, sobre las cuales podemos contar o no contar a los demás. Pero yo de todos modos pregunto: "¿por Qué?" Mi novio, que muchas estudiado/trabajado/ha viajado por europa dice que el sentimiento nostálgico, por supuesto, tiene todos los expatriados. Y si no lo persigue, lo alcanza en un preciso momento. Pero en este caso, las personas tienen una nueva vida, nuevos amigos, nuevas familias, el trabajo, los intereses y así sucesivamente. Es decir, es todo lo mismo, que era una casa, sólo que ahora, en el nuevo lugar. Y que la renuencia a ir a casa, sigue razonar mi clément, lo más probable, simplemente se sustituye por toda esta novedad. Y me parece que estoy de acuerdo con él. Y por otro lado no hay nada.



Yo creo que el hombre debe integrarse en su nuevo entorno, de lo contrario – como en la propia vida? Y si no resulta, y ganas de aullar el lobo de incompatibilidad con el nuevo lugar de residencia, entonces sí tenemos que resolver. ¿Pero por qué tan a menudo pasa que muchos de los inmigrantes perciben la vida теперешнюю como obligatorio el sustituto de la anterior? Como si en el corazón hay sólo una cierta cantidad de centímetros cúbicos en la casa, y puede caber allí sólo uno o antiguo o el nuevo. Me di cuenta de que la respuesta "y hay que hacer?" a menudo se esconde el perdón, la compasión y la maldad. Cuenta de que la gente, hace mucho махнувшие mano en el país en el que han crecido, como si intencionalmente o no interesados de lo que en ella pasa, o a propósito arrancan de las noticias de todo lo peor. Cualquier noticia para ellos se ve como otra confirmación asumido la decisión de mudarse. De estos casos, cuando la gente es muy fácil de tomar todo lo ajeno no sólo como un nuevo y mejor. De forma predeterminada. Y es el hogar de todos ellos (por defecto) sólo se pone peor. Y finalmente obtenemos "Y hay que hacer?.." Y насмотревшись ganar un ejemplo de ello, me di cuenta de que aquellos que nunca han estado en el extranjero, y aquellos que no estaba en la casa de 7-10 años, a menudo (subrayo — a menudo, y no siempre y no todos), reúne зашоренность la misma medida. El mismo nivel de estancamiento de cerebros, cuando la gente vive y piensa in the box. Para los primeros de europa – o nido de vicios, o la meca de una vida mejor, y para el segundo, por el contrario, la casa de клоака y el pantano, поросшее de musgo забытья. Un grande, sin duda, se ve en la distancia. Pero sería bueno superar esta distancia más de una vez cada 7 a 10 años, a fin de mantener la objetividad y la claridad de la mente. Al mismo tiempo, yo sé de un número suficiente de personas en parís, que no se van a casa, pero se acuerda de él, aman y aprecian, respetan la tradición ya aquí, en francia, y se interesan por lo que sucede en la patria, y de los cuales no sopla, la indiferencia y el frío. Probablemente, por algún milagro lograron затрамбовать en su corazón la casa es nueva y la antigua. Y sin embargo..., ¿Cómo no ir a su casa ya muy? Incluso si allí no quedaba nadie, aunque, y esto es difícil de creer. Incluso si te transportó a toda la familia y nuevos amigos – las personas excelentes, y la obra de bueno, y en general todo está bien. Como se puede nada querer periódicamente ir donde te has convertido en un hombre? Los viajes nos hacen mejores personas, pero la gente que, en principio, – tal como somos, nos hace que el entorno en el que nos crecemos. Nuestras escuelas, las pelculas de dibujos animados, libros, amigos de la vecina del patio, las vacaciones de verano a las abuelas, los días de nacimiento en el seno de la familia, las principales palabras en la lengua materna, los olores de la infancia, estudiados hasta el más mínimo detalle y el favorito de todo corazón principales de la casa, de la graduación en la escuela y de introducción en la universidad de... los Primeros desengaños, los primeros "nunca", el primer "para siempre"... Todo lo que nos enseñó ceder bajo mundo y прогибать su bajo. Que es esto? La elección consciente? O, puede ser, este es el momento en el que es fácil perderse? Puede ser, él es el que debe soportar dolor ardiente del fresco del maíz, натертой "nuevos zapatos"? Entonces con el tiempo se solidifique y se convierta en la piedra... publicado Autor: Olga Kotrus P. S. Y recuerde, sólo cambiando su consumo — estamos juntos cambiando el mundo! ©

Únase a nosotros en Facebook , Twitter, Myspace

Fuente: paris.zagranitsa.com/blog/2626/quota-chto-tam-delatquot-kogda-emigranty-ne-ezdiat

Tags

Vea también

Nueva y Notable