Lo que he aprendido en un año sin casa

La nueva ubicación es la segunda de la respiracióndurante mucho tiempo Hemos pensado en mudarse. Sabían que en su lugar, pero tener cuidado fue difícil. Romper los vínculos, salir con los amigos, quedarse sin vivienda. En las acciones decisivas nos han empujado a los acontecimientos en el oriente. Hemos recogido las cosas, vende apartamento, han quitado la vivienda en otra ciudad y convirtió a la nueva página de nuestra familia de un libro. Así, nos encontramos en lviv es una ciudad con aroma de chocolate y café.






Quedarse sin un hogar para nosotros, tenía miedo de irse a dormir. Este miedo paraba de nosotros cada vez que pensamos sobre la transición. Pero habiendo decidido, nosotros no nos arrepentimos en absoluto.

En un año sin casa hemos aprendido:

Adaptarse

Para mí siempre es importante es vivir de tal manera que, mirando hacia atrás, yo no lamentó la decisión. Cuando me doy cuenta de que hago las cosas bien es más fácil de afrontar las dificultades que podría no ser, deja que yo.

Y aún es difícil de aceptar peores condiciones. Pero la verdad es que de todo se puede acostumbrar. Primero, parece que la vida se ha parado y he vuelto al pasado. Luego estoy aprendiendo a construir su nido, con lo que hay. Начиню sentirse bien en todas partes. Entiendo que la casa no es de la pared, y que la familia la gente con la que bien.

En "nuestra casa" es lindo el lugar, donde estamos tranquilas, se configuraban en la buena onda, los tres se instalaban frente a la tv mirando alguna buena película. En cada nueva casa teníamos que volver a buscarlo. Y hemos encontrado.

De desapego a las cosas

Cuando vives en un apartamento desmontable y te das cuenta de que tiene que irse y no volver, comienzas completamente diferente de tratar a las cosas. Es más fácil deshacerse de lo innecesario de la basura y los pensamientos sobre lo que necesita si es esa "cosita linda".

Buenos recuerdos

Ahora, nuestra vida se divide en hito, cada uno de los cuales está relacionado con el nuevo hogar (en poco más de un año nos mudamos tres veces). En cada época tiene sus lugares favoritos, la tradición, libros, películas, sus recuerdos.En cada uno de nosotros es por su bien.

Vivir aquí y ahora

Por año de vida sin hogar, he aprendido a no mirar hacia delante, no tener prisa de vivir, y simplemente disfrutar de cada día, para disfrutar de cada nueva persona con la que me reduce el destino.

Confiar en

He aprendido a confiar en el. No planificar cada día y el mes a cada instante, y luego se molestan de que todo salió mal, como se esperaba, y confiar en dios. He aprendido a confiar en su marido, que se cuida de nuestra familia. Y esto resulta no mal.

Un nuevo lugar – segundo aliento

En el nuevo lugar, se abre un segundo aliento. Cuando caigo en las circunstancias en las que no hay nada como hacer lo que nunca hizo, conocer gente, aprender nuevas habilidades y, en definitiva, salir de su zona de confort. En todos los sentidos. Para mí siempre ha sido un problema -la primera en acercarse y comenzar a hablar. Amo profundamente a conocer con la gente, pero la natural timidez a veces me paraliza y me pierdo el tiempo una oportunidad única de charlar con un interesante me humano. Y en la nueva ciudad, en el nuevo equipo es diferente. La timidez es un lujo inaccesible.






Amar el tiempo a solas

Este año no sólo no me ha cruzado la barrera de la indecisión, sino que ha aprendido a disfrutar de su sociedad. Yo, literalmente, dependía de la comunicación. Y si pasaba de déficit, estoy muy sufrido.

En el nuevo lugar de mucho tiempo te está aislada. La gente no están dispuestos a revelar sus abrazos forastero y entrar en su acogedor мирок. Les y sin ti seco y cómodo. Aquí he aprendido a no depender de comunicación. Me sentí realmente bien con ellos, en compañía de un buen libro, con una película, en el trabajo. Ahora me doy cuenta de que conversar, solo para no estar sola, no lo haré.

Por supuesto, yo no убеждаю usted a dejarlo todo y cambiar de lugar de residencia. Cada uno tiene su experiencia y de sus circunstancias.Muchas personas toda la vida viviendo allí, donde nació, y felices. Cada uno debe seguir su propio camino. publicado

 

Autor: Irina Голубенко

P. S. Y recuerde, sólo cambiando su conciencia — estamos juntos cambiando el mundo! © econet

Fuente: //ostanivka.com/chemu-ya-nauchilas-za-god-bez-doma/

Tags

Vea también

Nueva y Notable