Somos la generación de las mujeres, sustentados en valores

¿Te has preguntado por qué casi cada uno de nosotros es tan difícil ser constante con los niños? ¿Por qué hemos de donde lo saca de la casa? ¿Por qué por la salida a la luz, estamos dispuestos a dar a sus hijos a otras personas a la educación, a la gente que no sabemos? ¿Por qué nos preocupa más por la moda y chismes de la pedagogía y la alimentación sana? Por qué la familia no ocupa el lugar principal en nuestra vida? ¿Por qué el futuro y la realización personal, nuestros deseos más importante que el futuro de nuestros hijos? Ahora todas estas preguntas de descarga retóricas.

No somos capaces de ser felices madres, esposas, la fase final, la mujer... no vemos sentido para dedicar más tiempo a los niños para el horno de galletas de cada día, para llevar faldas y vestidos, para acariciar el marido de la camisa, pensando en su propósito de vida... no vemos en este valor, la importancia,. La familia, la maternidad, la dedicación, el sacrificio, la feminidad... Todo обесценилось. Todo ha perdido sentido. ¿Por qué? ¿Por qué todo lo que ocurrió? ¿Por qué nos рвемся en el trabajo, echando a un niño en uno y medio-dos años en una extraña mujer en el jardín de infancia? Ya que no va a encantar. Ella va a tratar con él como цокольщица con un tope de электроламповом fábrica. Para ella, este es el transportador. Ella no va a tratar de ver la personalidad del niño. Ella pulsaremos sobre él, la necesidad de ser como todo el mundo, porque tiene como 25 y diferente con ellos no es posible.

 






Una vez hace mucho tiempo, 30 años atrás, nuestra madre de la misma manera dio a nosotros en el jardín de infantes. La misma tía. Un poco extraña. Pero no hacer nada. Hay que ir a trabajar. Sólo virtualmente cada uno de nosotros en aquel entonces tenía alrededor de un año. Y hemos crecido y evolucionado, no en la casa casi todo el tiempo... Y para ser más exactos, de 21 años — 5 años de jardín de infantes, de 11 años de la escuela y 5 años de Universidad. Todo este tiempo que estamos en casa eran prácticamente sólo por las tardes y a veces en el fin de semana. Estamos constantemente vas de prisa. Teníamos expediente, fiestas, clases, lecciones, los puntos de control, los repetidores, los exámenes, las parejas de curso, el diploma, el trabajo, los cursos...

Nos dijeron — aprende, de lo contrario serás un ama de casa! Y sonaba tan alarmante, que lo quería, realmente, picar los dientes de la ciencia de granito. Lo más importante es rojo, un diploma, un buen trabajo y impresionantes de la carrera. Bueno, o al menos para sentarse en algún lugar en el trabajo, ya que es propio de proporcionar. Como a menudo nos reuníamos alrededor de la mesa con toda la familia? Sólo en los días festivos. Como a menudo mamá conoció a uno de nosotros con la escuela? Normalmente somos nosotros mismos los que venían a casa y calentaban su propio almuerzo o quedaban en la продленке. Y por la noche, la mamá de устлавшая y enojada de los infinitos problemas en el trabajo, llegaba a casa. Ella no quería hablar, ni comer. Ella le preguntaba sobre la marca (si no olvidará), ha probado las lecciones casual y lo enviaba a todos a dormir.

Nuestros padres no sabían de nosotros. No sabían nada acerca de nuestro mundo interior, de nuestros sueños y aspiraciones. Ellos reaccionan sólo a la mala, porque responder a la buena no tuvieron tiempo.

Nosotros, también, no sabía lo que era. Que no puedan aprender, ya que no tuvimos tiempo durante sinceras conversaciones, en las vacaciones de verano con las carpas en el río, jugar o leer, en una visita familiar en el teatro o en el parque de la salida...

Y así hemos ido creciendo... Así nos взращивали en ti mismo las ideas y representaciones sobre el futuro, sobre la vida, sobre la vida de los fines y de las ideas. Y en nuestras mentes un lugar para que la familia se disponga de muy poco. Precisamente es el mismo, ¿ hemos visto en nuestras familias. Ya que mucho de meterse con un niño, jugar con él, es necesario querer hacerlo. Constantemente cada día, horno de galletas y preparar una amplia variedad de alimentos, es necesario querer hacerlo. Para dedicar tiempo a la casa — decorar, arreglar, mejorar, crear un ambiente acogedor, es necesario querer hacerlo. Para querer vivir de los objetivos y de las ideas de su marido, de preocuparse por él y por su futuro, es necesario... a amar a su marido, y no sólo a sí mismos junto a él.

Todo esto infunde la hija de la mamá. Es su primer y más importante maestro. Se indica en los puntos de referencia vitales. Se enseña a amar...su femenina de la misión. Ella explica sobre la importancia de ser esposa y madre. Se enseña a... amar. Y si la hija de casi no veía a su madre, y, si lo había visto, no inspiradora en la felicidad de la familia, como ella misma hallar?!

Estamos condenados han sido perder su pureza y amor, porque nos enseñaron como hacer la carrera.

Nos han enseñado que la palabra "éxito" sólo tiene significado fuera de la casa, sólo en казенных las paredes.

Y luego, en silencio, llorando sobre destruido el matrimonio (que cuenta ya), sobre la exclusión de los niños y de alguna extraña sensación de que alguien de una vez nos han engañado.

Pero hay una salida, siempre. La salida es aprender. Aprender a ser madre, esposa, dueña de casa, la mujer. De тихоньку, pais... Aprender a ver todo con otros ojos. Las organizaciones de mujeres, bondadosos, amorosos... Aprender a amar. Aprender a pensar no sobre el trabajo de la mayor parte del día, y la de su familia. Aprender a valorar a la familia, el marido, los niños. Servirles, ayudarles a ser mejores, распуститься como flores бутонам, согретыми nuestro amor.

Necesitamos aprender a sonreír a los niños y a su marido, abrazar más a menudo. Necesitamos mirar más profundamente y comprender que no somos simplemente criando humanos, formamos a su mundo interior, su visión del mundo, de la vida de la instalación. Mucho de lo que se recibe en la infancia, va a seguir por él en toda su vida. Y necesitamos hacer una brillante carrera con la madre y la esposa. Y si nosotros no vamos a intentar pasar por esta escalera, la decepción será una parte integral de nuestra vejez. Porque la pérdida de oportunidades y rechazada por la responsabilidad de dar muy amargos frutos en el futuro.

Y es importante recordar que las dará sus frutos a su tiempo. ¿Qué serán? Mucho depende de nosotros. De nuestra vida del vector, de los valores que tenemos en este mundo...en el mundo de su familia. publicado

Autor: Elena Доброквашина

P. S. Y recuerde, sólo cambiando su conciencia — estamos juntos cambiando el mundo! ©

Únase a nosotros en Facebook , Twitter, Myspace

 

Fuente: vk.com/public23228995?w=wall-23228995_56457

Tags

Vea también

Nueva y Notable