Ropa que demuestre lo mucho que una mujer no se ama a sí misma

Es muy importante revisar tu guardarropa de vez en cuando. No solo para quitar las cosas de invierno y obtener las de primavera, sino para deshacerse de las cosas innecesarias. Después de todo, la ropa innecesaria que no usas solo ocupa espacio y complica la elección del atuendo. En este artículo te diremos qué cosas no pertenecen a tu armario.




Ropa innecesaria Hay cosas que una mujer que se precie nunca guardará en un armario. Si no ha revisado su guardarropa durante mucho tiempo, es posible que se hayan acumulado muchas cosas innecesarias en él, lo que hace mucho tiempo que debe descartarse. Solo deshaciéndonos de lo viejo damos lugar a lo nuevo.




Aquí hay una pequeña lista de cosas que una dama que se ama a sí misma no guardará en el armario.

  1. Ropas gastadas. Por supuesto, algunas cosas se aman y, por lo tanto, se usan con frecuencia. Pero en este caso, rápidamente se cubren y pierden su presentación. Especialmente si la calidad es regular. Un suéter hinchado, pantalones estirados sobre las rodillas o ropa interior gris que alguna vez fue blanca son candidatos para hacer trampa.
  2. Las cosas están fuera de tamaño. Almacenar cosas con la esperanza de perder peso solo conducirá a la neurosis. Incluso si logra adelgazar, el vestido o los jeans para ese momento pueden estar irremediablemente desactualizados, sentarse en una nueva figura de una manera completamente diferente o simplemente no gustarle.




  3. Ropa del color o estilo incorrecto. Si comprende que una blusa carmesí brillante no le conviene en absoluto, deje de darle segundas oportunidades. Y, en general, compre cosas que no le convengan. Lo mismo ocurre con el corte: si eres menuda y los pantalones de cierto corte te cortan la altura, ¿por qué guardarlos en tu armario? ¿Con la esperanza de que algún día crezcas 15 cm?
  4. Ropa defectuosa. Incluso una pequeña mancha o un agujero microscópico crearán malestar psicológico. Y seguramente alguien notará la falla. Si el defecto no se puede eliminar por completo, es mejor rechazar tal cosa.




  5. Cosas incómodas. Una falda que se sube constantemente o unos pantalones que te impiden sentarte normalmente no son tus amigos. Cuando la ropa causa incomodidad, todos nuestros pensamientos y atención se dirigen solo a este problema. Una mujer que se respete a sí misma no tolerará esto. La ropa no solo debe ser hermosa, sino también cómoda.
  6. Cosas que tienen malos recuerdos. Si en tu armario todavía cuelga el vestido que tenías esa noche cuando tu ex te dejó, y te provoca emociones negativas, solo hay una salida: fuera de la vista.




  7. Cosas que son demasiado baratas o demasiado caras. Una dama decente no comerá una papilla durante un mes y va a pie, solo para comprar un bolso que no puede pagar. Bueno, con las cosas baratas, todo está claro: el precio extremadamente bajo a menudo esconde baja calidad.
  8. La ropa no es para su edad. Las mujeres seguras de sí mismas evalúan su edad adecuadamente y eligen su ropa en consecuencia. ¿Te preguntas si deberías ponerte esa camiseta de Mickey Mouse?




Cuidado de la ropa Por supuesto, las cosas viejas a veces tienen que usarse no por una buena vida. Y no todo el mundo tiene los medios para actualizar constantemente su guardarropa. Bueno, en este caso, hay una regla simple: es mejor dejar que haya menos cosas, pero su condición y calidad serán dignas . Siempre es mejor comprar un suéter que dure cien lavados en lugar de cinco baratos que pronto se convertirán en harapos.

La forma en que cuidas tu ropa juega un papel muy importante: si la lavas, planchas o secas correctamente. La durabilidad y la apariencia dependen directamente de esto. Por cierto, ya hemos escrito sobre cómo cuidar adecuadamente las cosas y lidiar con los defectos.



Bueno, ¿qué hacer con las cosas que definitivamente ya no usarás? ¿Enviarlo a la papelera? ¡Para nada!

Afortunadamente, en nuestro tiempo, la ropa innecesaria no debe tirarse a la basura. En primer lugar, no es nada respetuoso con el medio ambiente y, en segundo lugar, es una pena tirar las cosas buenas. Hoy en día, muchas tiendas aceptan ropa usada para reciclar. También hay puntos donde se recolecta asistencia material para quienes la necesitan. Las cosas en buenas condiciones definitivamente serán útiles para alguien.



Además, me gustaría decir que una mujer decente no es solo una apariencia ordenada. También se trata de educación, modales, inteligencia y autoestima. Respétense y ámense a sí mismas, queridas damas, y entonces el mundo entero las amará.

Tags

Vea también

Nueva y Notable